Martínez, Marina: “Altolaguirre más que un editor” en Diario Sur, Málaga, 13 de abril de 2010.

 

La losa de «poeta menor» ha pesado sobre Manuel Altolaguirre (Málaga, 1905-Burgos, 1959) desde que entre los años veinte y treinta del pasado siglo despuntara como impresor. El reconocimiento de su valor en la edición ha eclipsado de tal forma su obra lírica que ha llegado a ser incluso desconocida para muchos. Ahora, en el 95 aniversario de su nacimiento, un grupo de escritores y profesores malagueños reivindican esa producción poética en 'Invitación a la libertad. La poesía de Manuel Altolaguirre', el primer ensayo publicado en España sobre la poesía completa del autor de la Generación del 27.
Editada por la Universidad de Málaga (UMA), la obra pretende «hacer justicia» y cubrir el «déficit» existente en torno a la obra lírica del malagueño, sobre la que sí había estudios parciales. En este caso, quien abandera la iniciativa es el escritor Francisco Morales Lomas. El también presidente de la Asociación Andaluza de Escritores y Críticos Literarios y profesor de la UMA se ha aliado con su colega en la docencia Eduardo Vila y con los poetas Alberto Torés y Rafael Ávila para romper una lanza por los versos de Altolaguirre. Lo hacen a partir de la obra completa publicada en 1999 por la editorial Cátedra. A ella se añade 'Alba quieta', título inédito de 1927 que vio la luz en 2005 y que esconde una curiosa historia.
Cuenta Morales Lomas que el reconocido impresor se la dio a leer a Juan Ramón Jiménez, pero este «no le hizo mucho caso», lo que le retrajo de publicarla. No en vano, según el coautor del ensayo, el poeta onubense consideraba al malagueño «a su nivel» y era él «por el que más afecto sentía» de los de su generación. Teniendo en cuenta lo crítico que era Jiménez, dice mucho del talento poético del que fuera fundador de 'Litoral'. Como recuerda Morales Lomas, ni él mismo «se dedicó a difundir su obra». Tampoco sus coetáneos. «Tenían muy buena consideración de él como persona, incluso le llamaban 'el ángel' por su generosidad y carácter bonachón; sin embargo, no lo trataron bien como poeta», aclara el también escritor que no deja lugar a dudas: «Es el gran poeta olvidado de la Generación del 27». Quizás porque «se centró en hacer una poesía propia, alejada de las modas». «Se sentía libre escribiendo poesía». De ahí el título del ensayo ('Invitación a la libertad'). También referente -destaca Alberto Torés- a la versatilidad artística de un poeta e impresor que también escribió teatro e hizo cine.
Un valor añadido
«La labor de impresor no debería verse como un desprestigio, sino como un plus», advierte Torés, para quien, como ocurriría a otros autores, el exilio, «más que una tragedia, «se convertiría en una fuente de enriquecimiento» para Altolaguirre.
No perdería su esencia el malagueño. Ese carácter intimista que identifica su obra se vería complementado durante la República y la Guerra Civil con marcas propias de una época trágica para muchos. Eduardo Vila subraya entre ellos el dolor y la pérdida (por algunos familiares y por amigos como Lorca), la memoria y el futuro, y la alteridad -«la mirada al otro se visualiza mucho más», observa Vila-.

 

 

(Fragmento del Prólogo)


Ni en la importante obra de Concha Zardoya, Poesía española del siglo XX (1974)[1] en cuatro volúmenes, centrada en la primera mitad del siglo XX, ni en la de Dámaso Alonso, Poetas españoles contemporáneos[2] (1978), ni en los críticos y compañeros de su generación hay monografía extensa alguna de la obra de Manuel Altolaguirre. Lo decía Garrido Moraga[3] en 1983 con meridiana claridad: “La bibliografía sobre Altolaguirre no nos ofrece demasiado, especialmente en cuanto a análisis de conjunto que sistematice las grandes unidades en que se articula la lírica del malagueño”.
Una generación, la del 27, «muy amistosa y unida» aunque en los epistolarios cruzados que se se han publicado hasta ahora[4] bien mostraron que no había tanto como se decía. Sirva de ejemplo el comentario que hacía Cernuda[5] (el gran y admirado amigo de Altolaguirre, testigo de su boda con Concha Méndez junto a Juan Ramón Jiménez, García Lorca y Guillén) sobre el poeta malagueño, aclarando previamente que este defecto que le imputa a su obra también lo hace de modo genérico a cualquier escritor que se precie: “No creo que se haya reconocido bien el valor de la poesía de Altolaguirre (…) Cierto que es desigual, a pesar de la brevedad de su obra; que al lado de un poema perfecto hay otro inefectivo; al lado de unos versos admirables, otros inexpertos. Pero eso no es razón bastante para explicar aquel desconocimiento de los lectores hacia la poesía de Altolaguirre”.


[1] Madrid: Gredos.
[2] Madrid: Gredos.
[3] Garrido Moraga, A. (1983). “La poesía de M. A.” en Analecta Malacitana, VI, 1, pp. 183-191 [183]. También lo reitera Esteban, J. (1977): “Altolaguirre, visto por sus compañeros de generación” en Ínsula, núm. 368-369, p. 5: “No deja de ser curioso que, siendo M. A. uno de los poetas de la generación del 27 menos estudiado y cuya bibliografía sobre su obra es, quizá, la menos extensa de todos, sea, sin embargo, el más citado y recordado por sus compañeros de generación que, sin duda, vieron en él algo que hasta ahora no hemos sido capaces de encontrar nosotros”.
[4] Aunque hay abundantes referencias a ellos, podemos citar los Altolaguirre, M. (1991): Epiostolario. De Altolaguirre a Gerardo Diego. (Ed. de Maya S. Altolaguirre). Madrid. Caballo Griego para la Poesía. Altolaguirre, M. (1989): Diez cartas a Concha Méndez. (Ed. de James Valender). Málaga: Centro Cultural de la Generación del 27. Hinojosa, J. Mª (1997): Epistolario (1922-1936). (Ed. de Julio Neira y Alfonso Sánchez Rodríguez). Sevilla: Fundación Genesian. García Lorca, F. (1997): Epistolario completo. (Eds. Andrew Anderson y Christopher Maurer). Madrid: Cátedra. Salinas, P. y Guillén, J. (1992): Correspondencia (1923-1941). (Ed. de Andrés Soria Olmedo). Barcelona: Tusquets. Diego, G. y Cossío, J. M. (1996): Epistolario. Nuevas claves de la generación del 27. (Ed. de Rafael Gómez de Tudanca). Alcalá-México: Universidad y FCE. Aleixandre, V. (1986): Epistolario. (Ed. de José Luis Cano). Madrid: Alianza Editorial y también de José Luis Cano (1992) la edición de Epistolario del 27. Cartas inéditas de Jorge Guillén, Luis Cernuda y Emilio Prados. Madrid: Versal-Cátedra. Prados, E. y Sanchis Banús, J. (1995): Correspondencia (1957-1962). (Ed. de Juan Manuel Díaz de Guereñu). Valencia: Pretextos.
[5] Esteban (1977: 5) Esteban recoge el comentario de Luis Cernuda sin citar el lugar o la fuente.


Algunos enlaces que contienen la noticia:


http://www.diariosur.es/v/20100413/cultura/altolaguirre-editor-20100413.html

http://noticias.terra.es/2010/local/0412/actualidad/el-libro-invitacion-a-la-libertad-rescata-la-figura-de-manuel-altolaguirre-como-escritor-ninguneado-por-la-critica.aspx

http://www.europapress.es/cultura/noticia-andalucia-libro-invitacion-libertad-rescata-figura-manuel-altolaguirre-escritor-ninguneado-critica-20100412170224.html

http://www.malagahoy.es/article/ocio/676396/ensayo/reivindica/la/singularidad/poetica/manuel/altolaguirre.html

http://www.laopiniondemalaga.es/luces-malaga/2010/04/12/altolaguirre-escritor-ninguneado-critica/333077.html

http://www.20minutos.es/noticia/675231/0/

http://www.diariosigloxxi.com/texto-ep/mostrar/20100412170224

http://www.adn.es/cultura/20100412/NWS-1572-Altolaguirre-libertad-completa-resalta-primer.html

http://www.ideal.es/agencias/20100412/mas-actualidad/cultura/primer-ensayo-sobre-obra-completa_201004121521.htmlcias/20100412/mas-actualidad/cultura/primer-ensayo-sobre-obra-completa_201004121521.html

http://www.elconfidencial.com/ultima-hora/primer-ensayo-sobre-completa-altolaguirre-resalta-20100412.html

http://noticias.lainformacion.com/arte-cultura-y-espectaculos/poesia/altolaguirre-un-escritor-ninguneado-por-la-critica_mPwBYlxBJ8uV2tfAO5Xm52/

http://www.diariolatorre.es/index.php?id=39&tx_ttnews%5Btt_news%5D=14213&tx_ttnews%5BbackPid%5D=1&cHash=ee0d72d22e

http://www.nortecastilla.es/agencias/20100412/mas-actualidad/cultura/primer-ensayo-sobre-obra-completa_201004121521.html

http://www.elcomerciodigital.com/agencias/20100412/mas-actualidad/cultura/primer-ensayo-sobre-obra-completa_201004121521.html

http://www.inicio.es/el-libro-invitacion-a-la-libertad-rescata-la-figura-de-manuel-altolaguirre-como-escritor-n-22.html

http://www.hoy.es/agencias/20100412/mas-actualidad/cultura/primer-ensayo-sobre-obra-completa_201004121521.html

http://www.noticias.com/el-primer-ensayo-sobre-la-obra-completa-de-altolaguirre-resalta-su-libertad.233918

http://www.que.es/sevilla/201004121702-libro-invitacion-libertad-rescata-figura.html

http://www.diarioronda.com/__n1283168__El_libro_Invitaci26232433Bn_a_la_libertad_26quot3Brescata26quot3B_la_figura_de_Manuel_Altolaguirre_como_escritor.html

http://www.diariofuengirola.es/__n1283168__El_libro_Invitaci26232433Bn_a_la_libertad_26quot3Brescata26quot3B_la_figura_de_Manuel_Altolaguirre_como_escritor.html?nocache=1

 





VILLENA, Fernando de (2002): “Juegos de goma”, en Papel Literario de Diario Málaga-Costa del Sol, núm. 433, 6 de octubre, p. 48.


Está compuesto por una docena de relatos excelentes donde el autor analiza, vivisecciona las pasiones humanas y la soledad natural del hombre, sin descartar por ello algunas leves pinceladas de humor. Impresiona esa insatisfacción de todos los personajes con sus propias vidas, ese deseo de cambio que, como el clásico, los arrastrará a sus propia perdición.
En estos relatos se nos presenta un erotismo delirante, pero siempre en relación con el Thanatos. Ellos y los numerosos pasajes cuánticos de los textos –sincronías, juegos con el tiempo...-, nos llevan a emparentar la narrativa de Francisco Morales Lomas con la de otro autor contemporáneo: Gregorio Morales. También en ambos autores el tema de la desolación de la infancia resulta muy relevante.



Pero la narrativa de Francisco Morales Lomas se abre a otras muchas perspectivas: presenta algunas influencias del cine (negro, sobre todo) e intenta mantener un perfecto equilibrio entre realidad y fantasía.
Tanto los escenarios rurales como los de las diversas ciudades están muy logrados y la lectura del libro nos deja cierto halo de cosmopolitismo. Otro acierto se encuentra en la creación de los caracteres, sobre todo los femeninos, y en el uso del monólogo interior.
Respecto al estilo, habría que recordar que Morales Lomas es un poeta y como tal en todos sus relatos aparecen algunas ráfagas de lirismo y las metáforas y símiles son constantes. También hallamos algunas construcciones muy originales (“un domingo noviembre”).
Pese a que todos los elementos ya señalados unifican los diferentes relatos, no falta en estos una atinada variedad de registros y desde luego la gran imaginación de Francisco Morales Lomas hace de cada uno de ellos una pieza única y deliciosa.




FRAGMENTO DEL RELATO LAS METAMORFOSIS DEL PRÍNCIPE INCLUIDO EN JUEGOS DE GOMA

Hasta el día que fue expulsado de casa y más tarde sucedió lo temido, papá era un príncipe, el príncipe de la casa, con el artículo “el”, o al menos eso decía mamá repetidamente. Tu padre es el príncipe. Podría ser un rey o incluso el rey, pero no, es el príncipe, decía mamá como si estuviera asentando un axioma. Entonces tú eres una princesa y nosotros los principitos, ¿no, mamá? Pero mamá se ponía seria y decía que no, que qué va. Tu padre es el príncipe, pero nosotras no tenemos nada que ver con la monarquía ni la nobleza. No, hija, yo no soy la princesa, ni siquiera una princesa, sino una fregantina, una criada que le sirve los pensamientos. Que desea comer, le pongo de comer; que desea un traje, se lo plancho; que desea salir, salgo con él y lo acompaño; que desea... ¿El qué, mamá? Eso ¿Eso qué es, mamá? Pues eso es eso. Vale. Eso ya lo sabrás cuando seas mayor. Pues si desea eso, eso que le doy, insistía mamá como queriendo ocultar algo. Cuando fui un poquito mayor descubrí que eso que repetía mamá con tanta insistencia y no quería decir era follar, sólo que mamá le tenía repelús a algunas palabras, como si le dieran grima y, a veces, cuando estaba hablando creaba largos o cortos silencios dependiendo de la palabra que cabía en el silencio. A mamá le habían enseñado de pequeña en un colegio de monjas (como ahora me enseñan a mí) que no se deben decir palabrotas y para llenar su ausencia se inventaba el silencio. Lo cual podía producir cosas muy curiosas. Por ejemplo, si alguien quería decir: “ese cabrón de niño me ha jodido”, se diría algo así como: “ese de niño me ha”, con lo cual se creaba otro problema, porque aparecía “me ha”, que tampoco se podía decir. En la época que mamá era niña las palabras siempre resultaban un problema, sobre todo a las mujeres, porque lo que es a los hombres, nunca le han traído problemas las palabras y mucho menos las palabrotas. Ahora es diferente, ahora hasta las niñas dicen que son iguales, porque dicen palabrotas. Pero no es verdad que sean iguales porque, por ejemplo, mi hermano Rubén tiene más derechos que yo: su cuarto es más grande y orina de pie; en cambio cuando yo orino de pie, dice que soy una guarra. Algo parecido sucede con mi hermano Rigoberto. ¿Verdad que tiene un nombre muy sonoro? Es que mi abuelo de mi papá se llama así con esas erres tan fuertes y mi papá quería tener un hijo con ese nombre para seguir la tradición. Si mi hermano fuera chino se llamaría Ligobelto. Que es mucho más gracioso, pero Rigoberto es un poco rebuscado. A mi hermano Ligobelto lo dejan llegar tarde, a mí no. Por eso no es igual que yo. Mamá dice que es por lo de la mayoría de edad. A mí me gustaría ser también mayor de edad pala venil talde o pala no venil, como hace Ligobelto cuando se va con su amiga Toñi. El caso es que aunque yo no he sido igual que Lubén ni Ligobelto, quiero mucho a mis hermanos o nos quisimos todos mucho hasta el día que papá, el príncipe, fue expulsado de la casa. Papá era un hombre guapo, pero gordo. Tenía unos ojos claros como el cielo cuando hace sol y unos labios muy gordotes que parecían de negrito, pero era gordo. Su pelo era endrino como las uñas de Rubén cuando no se las limpia, pero era gordo. Tenía los dedos largos, de pianista, pero era gordo y no tocaba el piano. Papá se dedicaba a ir de un sitio a otro vendiendo unos guarritos que hacen mucho ruido, a eso se le llama ser representante. Había días enteros que no lo veíamos, incluso semanas. Cuando llegaba papá de algún viaje nos gustaba mucho porque nos traía algún regalo. Sobre todo a mí, que era su ojito derecho. En esto Rubén y Rigoberto no eran iguales a mí tampoco, porque papá siempre me daba a escondidas algo que no les daba a ellos. Ése fue el secreto entre papá y yo, por eso me puse un poco triste cuando fue expulsado de casa, bueno, me puse triste al principio, pero después no, porque comprendí que aquél ya no era papá y por eso lo echamos de casa. Pero eso fue después. Papá decía que en la casa había reparto de papeles. El suyo decía que era el de príncipe, porque sus antepasados habían sido condes, duques y cosas así de raras. Él decía que era príncipe sin principado. Yo no sé qué significan todas estas palabras, el caso es que papá cuando se ponía borde con mamá le decía que era príncipe. Papá no se enfadaba mucho, sólo una vez al mes cuando había luna llena. Entonces decía mi mamá: ya está tu padre con la luna, que quería decir que había entrado la luna llena que le afectaba mucho y se ponía muy pesado con lo de príncipe. Papá fuera de estos momentos de luna, era muy bueno con todos, claro que no daba ni golpe en casa porque decía que los príncipes no deben trabajar en labores domésticas. A mamá la traía de marmota detrás de él todo el día. Cariño toma las zapatillas; cariño, no me pises cuando está fregado; cariño, recoge a la niña del cole; cariño, ayuda a los chicos en los deberes; cariño, me tienes que llevar al super... Mamá era una ametralladora del cariño y papá en todas estas cosas la obedecía, pero cuando a él le daba la gana. Lo que sí le gustaba mucho a papá era echarse una partidita de dominó con sus amiguetes. Muchos días se bajaba a las siete de la tarde y no volvía hasta las diez o incluso más tarde. Mamá esos días nos acostaba antes de que llegara porque decía que papá llegaría contento y no quería fiestas. Claro que cuando decía mamá que papá llegaría contento, en realidad lo que quería decir era que llegaría triste. A veces yo estaba con los ojillos abiertos cuando llegaba papá. Siempre venía a darme un besito de buenas noches, pero echaba un olor desagradable como a cerveza mezclada con tabaco y calamares fritos. Hasta mañana, corazón, me decía papá. Sólo entonces me podía dormir. En otras ocasiones llegaba tan triste tan triste, o sea, tan contento tan contento que ni siquiera iba a darme un beso y le daba por pelear y discutir con mamá, y decir que mis hermanos eran unos flojos que no estudiaban, y se iban a ganar la vida de pobres. Rubén, que entonces iba de contestón, le respondía que no le importaría tener la profesión de pobre, que de pobre se tenía que pasar bien y además que el ser pobre era una cosa digna e interesante. Lo de digna no sé qué significa, sí sé que es lo contrario de indigno y esto significa cerdo, o sea, que los pobres son lo contrario de cerdos. Mi padre se subía por las paredes cuando Rubén decía que quería ser pobre. Pero después de unos días, sobre todo cuando necesitaba dinero, llegaba Rubén y le decía que en realidad él prefería ser ingeniero en telecomunicaciones y entonces mi papá se entontecía y le daba unos cientos de pesetas...










Claves del andaluz. Historia de una controversia

Ed. Aljaima, Málaga, 2008 (ISBN 978-84-95534-46-0) (El diseño de la portada es un cuadro del pintor José Boyano)

García Pérez, José: “Claves del andaluz”, en Papel Literario (Revista de literatura digital). Dirección URL:<http://www.darrax.es/papel-literario/> (15/09/2008)


Hay chistes, casi todos, que son para contarlos y no para escribirlos, es el caso de este que intentaré transcribir: un catedrático de Literatura Española comienza una clase magistral intentando decir a sus alumnos que iba a tratar las diferencias entre el “seseo” y el “ceceo”, pero a la hora de comunicarlo a sus alumnos, dijo; vamos a ver las diferencias entre el “ceceo” y el “ceceo”, a lo que uno de los estudiantes, comentó: “apañaos vamos”. Una de las hablas andaluzas había traicionado al voluntarioso profesor.

Para aclararnos lo anterior, dentro de unos días, verá la luz el libro del catedrático Francisco Morales Lomas, UMA y Medias, “Claves del Andaluz”. A la extensa bibliografía de Morales Lomas, Presidente de la Asociación de Críticos Literarios de Andalucía, se une este texto, imprescindible para estudiosos y necesario en Institutos y Universidades andaluces, y al que creo que será tratado con mimo por parte de las Consejerías de Educación y Cultura.

Con mucha frecuencia a lo largo de la historia, el andaluz ha sido motivo de profundas reflexiones y vivas controversias. Desde el siglo XVI, en que nos tildaban ya a los andaluces de hablar mal, hasta hoy, muchos consideran que el andaluz es una forma perversa de hablar el castellano. Nada más lejos de la realidad. El andaluz, o más correctamente las hablas andaluzas, ha sido desde la Edad Media la forma más evolucionada del castellano.

Los andaluces, con su espíritu emprendedor en el ámbito lingüístico, hemos creado a lo largo de la historia profundos cambios que nunca han sido contemplados con acierto por los ensayistas interesados. Pero hay muchos, por ejemplo, José Bergamín, que han dicho que el español del futuro es el andaluz actual. Ahí está para demostrarlo la pujanza del español de América, que debe al andaluz muchos de sus rasgos.

El propósito de Morales Lomas (que ha impartido en los últimos cinco años la asignatura "Norma y habla andaluzas" hasta la supresión) ha sido crear una simbiosis entre una obra de divulgación, que aborde los elementos más trascendentes de las hablas andaluzas y, a la vez, los elementos técnicos que desde el ámbito de la fonética y la fonología están presentes en las lenguas.

El origen del andaluz, el proceso de conformación, los rasgos esenciales de éste, la polémica y la controversia en su entorno, los aspectos fonéticos y sociolingüísticos son abordados en esta obra, imprescindible para cualquiera que necesite conocer la realidad de la lengua española y la forma de hablar en Andalucía el español.

Aunque yo voy a más, pues sigo creyendo que el español es una forma inadecuada de hablar el andaluz. ¿O no?

 

Información sobre la obra Claves del andaluz


Con mucha frecuencia a lo largo de la historia el andaluz ha sido motivo de profundas reflexiones y vivas controversias. Desdel el siglo XVI, en que nos tildaban ya los andaluces de hablar mal, hasta hoy, muchos consderan que el andaluz es una forma perversa de hablar el castellano. Nada más lejos de la realidad. En andaluz, o más correctamente las hablas andaluzas, ha sido desde la Edad Media la forma más evolucionada del castellano. Los andaluces, com su espíritu emprendedor en el ámbito lingüístico, hemos creado a lo largo de la historia profundos cambios que nuncha han sido contemplados con acierto por los ensayistas interesados. Pero hay muchos, por ejemplo, José Bergamín, que han dicho que el español del futuro es el andaluz actual. Ahí está para demostrarlo la pujanza del español de América, que debe al andaluz muchos de sus rasgos.
El propósito del autor, el profesor de la Universidad de Málaga, F. Morales Lomas (que ha impartido en los últimos cinco años la asignatura "Norma y habla andaluzas" hasta la supresión) ha sido crear una simbiosis entre una obra de divulgación, que aborde los elementos más trascendentes de las hablas andaluzas y, a la vez, los elementos técnicos que desde el ámbito de la fonétia y la fonología están presentes en las lenguas.
El origen del andaluz, el proceso de conformación, los rasgos esenciales de éste, la polémica y la controversia en su entorno, los aspectos fonéticos y sociolingüísticos son abordados en esta obra, imprescindible para cualquiera que necesite conocer la realidad de la lengua española y la forma de hablar en Andalucía el español.


Índice
1. El andaluz: visión de conjunto

1. 1. Aspectos geográficos e históricos.
1.1.1. El concepto de Andalucía y Al- Andalus.
1.1.2. Situación plurilingüe, límites geopolíticos y repoblación.
1.1.3. Fecha de configuración de la modalidad andaluza.
1.1.4. Denominaciones del andaluz, modalidades y zonas.
1.1.5. Hipótesis y datos iniciales. Procedencia de la diversidad lingüística andaluza.

1.2. Concepto de habla andaluza.
1. 2. 1. El concepto de dialecto y habla, lo normativo.
1. 2. 2. Definición de la modalidad y los medios.
1. 2. 3. Las modalidades del andaluz.

1.3. El habla andaluza y la norma lingüística.
1. 3. 1. Definición de conceptos.
1. 3. 2. ¿Quién impone las normas?
1. 3. 3. Conceptos normativos en español. Modelos.
1. 3. 4. Niveles de norma.
1. 3. 5. Criterios para que exista una norma lingüística.
1. 3. 6. La norma sevillana.
1. 3. 7. Problemas de una norma mediática andaluza.
1. 3. 8. Norma peninsular española y norma andaluza.
1. 3. 9. Algunas conclusiones.

2. Naturaleza del habla andaluza
2.1. Algunos rasgos fonéticos relevantes.
2. 1. 1. El vocalismo andaluz.
2. 1. 2. Sistema consonántico.
2. 1. 3. Desfonologización de la oposición s/θ.
2. 1. 4. Aspiración de consonante implosiva.
2. 1. 5. Articulación deslateralizada de lateral palatal.
2. 1. 6. Fricatización de la africada prepalatal sorda.
2. 1. 7. Neutralización de lateral y vibrante.
2. 1. 8. Consantes finales.
2. 1. 9. La dental fricativa sonora y otras consonantes.
2. 1. 10. La pronunciación de la velar fricativa sorda.
2. 1. 11. La nasalización.
2. 1. 12. Valoración sociolingüística de los rasgos fonéticos.
2. 1. 13. La pronunciación y el acento andaluz.

2.2. Características morfológicas y sintácticas.

2.3. Características léxico‑semánticas.

3. La sociolingüística andaluza

3.1. Conciencia sociolingüística del hablante andaluz. .
3.2. Presente y futuro del habla andaluza.
3.3. Presencia y valoración del andaluz en la escuela. Sugerencias y propuestas.

4. Bibliografía.

 





Unicaja, Málaga, 2006.



Un libro desentraña las claves de los columnistas locales. Morales Lomas investiga la relación entre periodismo y literatura en una obra que edita Unicaja. Desde la gracia, la retranca y el lenguaje canalla de José Luis González Vera, el protagonismo de la cotidianidad en los textos de Jesús Aguado, hasta la densidad argumental de Guillermo Busutil. El salón de actos de Unicaja acogió la presentación de Literatura y periodismo en Málaga, un libro que aborda la relación entre el trabajo literario y el periodismo malagueño, que actualmente vive un gran momento de interconexión. El escritor y profesor de la Universidad de Málaga, Francisco Morales Lomas, aborda la prolífica colaboración de escritores en los principales periódicos locales como "opinadores" o "columnistas" entre los años 2001 y 2003: "Me interesaba investigar cómo estos autores trasladan su literatura a la columna de opinión, cómo aparece el literato en sus columnas", añadió Morales Lomas. La obra, que ha publicado la Fundación Unicaja, se convierte en una herramienta imprescindible para los alumnos de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, porque podrán conocer las diversas expresiones literarias que llegan cada día a los periódicos locales. Y es que Morales Lomas estudia el fenómeno de la gran relación que viven en Málaga la literatura y el periodismo, no sólo como "milagro sociológico, sino también como una forma de literatura presente en los diarios". De los columnistas de La Opinión José Luis González Vera, Juan Manuel Villalba, Jesús Aguado destacó la introducción de referencias a ellos mismos en sus escritos para convertirse en objetos de la actualidad: "En absoluto es una forma de egocentrismo, sino que estos autores aparecen en sus columnas como personas normales a las que les han sucedido las mismas cosas que al resto de la sociedad", afirmó el escritor. En Periodismo y Literatura también se analizan los artículos de los periodistas Teodoro León Gross, el desaparecido Félix Bayón, Álvaro García, del que destacó la presencia de su trayectoria poética en sus columnas, Juvenal Soto, Antonio Soler, José Sarria, Alberto Torés, A. García Velasco y Aurora Luque, entre otras firmas.
En `Periodismo y Literatura´ también se analizan los artículos Manuel Alcántara que advierte de que la mejor literatura está en los periódicos. No hay tanta diferencia. Literatura y periodismo están más conectados de lo que parece. Así lo deja patente el profesor de la Universidad de Málaga (UMA) y catedrático de Lengua y Literatura, Francisco Morales Lomas, que analiza por primera vez en Málaga esa conexión entre ambos campos a través del trabajo de 19 escritores locales que han hecho de la prensa y el libro sus principales compañeros de viaje. Bajo el título Literatura y periodismo en Málaga, Morales Lomas toma como referencia los textos que han publicado en los últimos años en SUR, 'La Opinión de Málaga', 'Diario Málaga', 'El País' o 'El Mundo', firmas como Teodoro León Gross, Guillermo Busutil, Antonio Soler, José Antonio Garriga Vela, Juvenal Soto, Félix Bayón, Alfredo Taján, José García Pérez, Jesús Aguado o Aurora Luque. Pero, entre ellos, sobresale uno: Manuel Alcántara, «el decano», según el propio Morales Lomas.
No podía ser otro, por tanto, el que presentara este libro publicado por la Fundación Unicaja. Lo hizo ayer en un acto al que también asistieron García Pérez, León Gross, Taján y el vicepresidente ejecutivo de Unicaja, Mariano Vergara. Y no dudó el poeta y articulista de SUR en reivindicar el género «más fugitivo». Un género «perecedero». «Una página no es inferior a otra por el hecho de no estar encuadernada. La mejor literatura está en los periódicos», aseguró Alcántara, agradecido al profesor de la UMA por «estudiar lo perecedero» y ocuparse de «los que escribimos en el agua». A Morales Lomas le llamaba la atención la cantidad de literatos dedicados al periodismo en Málaga. «Observé que había bastantes escritores con columna de opinión. En el siglo XIX era algo frecuente, por eso me interesó esa similitud con una época en la que destacaban nombres como Salvador Rueda o Juan José Relosillas», recordó el catedrático, que reconoció haberle guardado el mayor espacio a Manuel Alcántara, porque, a su juicio, es la «perfección». «Ha llegado a organizar la columna de tal forma que es como si fluyera de modo natural; ni sobra ni falta, son artículos medidos», consideró, admirado por su «ingenio, ironía fina y talento para seducir». «Hay columnas que son puro verso», añadió Morales Lomas, que ha querido adentrarse en estos autores y «desmenuzar sus técnicas y su comportamiento frente a la escritura» en este libro en el que también incluye algunos de sus textos, además de una introducción histórica.
Pero ha observado el catedrático una diferencia entre generaciones: «Los más jóvenes recurren a un discurso más directo, claro y breve; se preocupan por el qué decir más que por el cómo decir, mientras que los más mayores atienden más a la forma». Es sólo una de las conclusiones que extrae el también escritor del análisis de unos cuatrocientos artículos publicados en la prensa diaria malagueña en los primeros años del nuevo siglo. Su lectura le ha dejado clara la «riqueza y variedad» del columnismo local y su «aportación a la noticia diaria».
Ha podido constatar Morales Lomas, así, la distancia entre unos autores y otros. Como explicó, frente al columnismo compacto, denso y de ideas de Busutil se encuentra el estilo más ágil de León Gross, cuyas columnas «se asemejan a círculos concéntricos». Mientras, como refleja el libro, Garriga Vela apuesta por frases cortas y claras, frente al barroquismo de Taján, el verbo rápido de Soto o la transparente relación con la literatura de Soler, «a la hora de crear personajes» o emplear recursos como la adjetivación o la perífrasis.

 

Guillén, A:Noticias sobre columnismo y articulismo” en La Opinión de Málaga, Dirección URL:  http://www.laopiniondemalaga.es/secciones/noticia.jsp?pRef=3065_11_143431__LucesdeMalaga-libro-claves-columnistas-locales

 

Más información sobre el libro en:

http://www.papel-literario.com/PL171/Lib171.htm
https://www.unicaja.es/PortalServlet?content=1194354151634&pag=1112184781605http://www.malagaes.com/noticia.asp?id=7128
http://www.diariosur.es/20071108/cultura/manuel-alcantara-advierte-mejor-20071108.html
http://www.aprensamalaga.com/index.php?option=com_content&task=blogcategory&id=43&Itemid=99

 


Morales Lomas

Contacto
Contactar
Morales Lomas.
C/ Bailaora Carmen Amaya nº 2, bl. 2, 3ºA
29018 - Málaga (Spain)
Email: Morales Lomas