DIARIO EL PAÍS. Viernes, 26 de mayo de 2006 


Una antología con 75 poemas de autores de todo el mundo rinde homenaje a la II República Saramago, Benedetti, De Ory, Fernández Retamar y García Montero colaboran en la obra.

Ya entendió que la mejor manera de ayudar a la República, al pueblo y al Gobierno partía del campo conceptual, desde la poesía, y eso mismo hemos tratado de hacer nosotros en el año que se conmemora su 75º aniversario, indicó el poeta parisino afincado en Málaga Luis Torés durante la presentación de la obra el pasado miércoles en el Ateneo de Málaga.


Soñábamos algunos cuando niños, caídos / En una vasta hora de ocio solitario / Bajo la lámpara, ante las estampas de un libro / Con la revolución.... Este breve fragmento del poema Lamento y esperanza, del escritor sevillano Luis Cernuda (Las Nubes, 1937-1940), refleja a la perfección la intención de un grupo de profesores universitarios y escritores y poetas malagueños cuando hace algo más de un año se propusieron homenajear a la II República a través de la poesía. El resultado ha sido Antología de poemas en homenaje a la República, que ha editado la Diputación de Málaga.


Este grupo de profesores y escritores malagueños acordaron que la mejor forma de rendir tributo al ideal que supuso este periodo democrático prematuramente frustrado por un golpe de Estado y la posterior Guerra Civil era dedicarle un homenaje basado en la palabra.


Al igual que Cernuda aprovecha las estrofas de su poema para lamentarse por una revolución siempre huidiza y nunca realizada, los integrantes del grupo Entreparéntesis -Rafael Ávila, Eduardo S. Vila, Francisco Morales y Alberto Torés- decidieron compilar 75 poemas de autores de los cinco continentes, versos que se acompañan de algunas estrofas de poetas consagrados como Rafael Alberti, Pablo Neruda, Manuel Altolaguirre, Gabriel Celaya, Vázquez Montalbán y el propio Cernuda, entre otros.


Éste es el primer homenaje a la República desde el ámbito poético (...) Machado
Españoles y suramericanos En sus 164 páginas, Antología de poemas en homenaje a la República reúne versos de relevantes autores, como el portugués José Saramago, el uruguayo Mario Benedetti, el cubano Roberto Fernández Retamar o de los españoles Luis García Montero y Carlos Edmundo de Ory. Hemos tratado que haya una presencia mayoritaria de poetas españoles y suramericanos porque quizá es un asunto que les toca más de lleno. Aun así, no hemos dudado en invitar a otros autores de todos los continentes, lo que da a la obra una riqueza adicional, explicó Torés acerca de la autoría de los poemas, páginas que abren y cierran piezas de Carlos Marx y Ernesto Che Guevara, respectivamente.


Así, junto a los antes mencionados, poetas malagueños como Rafael Ballesteros, Juan Gaitán, María Teresa Cortés, Antonio Jiménez Millán o Jesús Aguado, entre otros muchos, comparten páginas con autores europeos como el irlandés Seamus Heaney, el alemán Fabio Doplicher, el búlgaro Viril Kaiyski o el sueco Lasse Söderberg. Pero la nómina de colaboradores no acaba aquí, sino que trasciende las fronteras europeas hasta lugares lejanos como Mongolia, Filipinas, China, Japón, Sierra Leona, Irak, Tanzania, Marruecos, Palestina, Australia o Suráfrica.


Y si cuidada es la selección de poetas, no menos lo es la de los ilustradores. Los artistas malagueños Eugenio Chicano y Juan Gómez Macías, entre otros, dan color a las páginas con obras alusivas al periodo republicano.


Los valores del republicanismo no sólo tienen una honda tradición, sino que siguen plenamente vigentes a la vez que necesariamente reivindicables.

Pretendemos la recuperación de la memoria desde las aportaciones de una antología poética con voluntad universalizadora, pues participan poetas de los cinco continentes, y queremos establecer como referencia cotidiana la continuidad del humanismo solidario latente en poemas y actitudes republicanas. Transformar el mundo y cambiar la vida conforman la mirada que deseamos atrapar", indicó Torés.


Antología de poemas en homenaje a la República cuenta con una tirada inicial de algo más de un millar de ejemplares, aunque el responsable de la impresión, Félix Martín, presidente del Centro de Ediciones de la Diputación de Málaga (Cedma), confía en que pronto haya que ir a por una segunda edición dada la valía de la obra.





































Reseña de Antonio Moreno Ayora, "Lírica andaluza", Cuadernos del Sur de Diario Córdoba, 30 de octubre de 2010, p. 6.

 

POESÍA ANDALUZA

Antonio Moreno Ayora

 

            Después de publicado el primero en 2007, ve ahora la luz el tomo II de Entre el siglo XX y el XXI. Antología poética andaluza, en el que Francisco Morales Lomas reúne –igual que en el anterior– otros diez nombres que considera "autores necesarios" y con "una extensa obra que los respalda". Es también propósito del antólogo estructurar la obra en dos apartados (antología poética y biografía de los autores) que se van a referir a poetas que han nacido o residen en las provincias de Málaga, Almería, Granada o Jaén. Y aunque Morales Lomas sitúa literariamente a cada uno en las páginas de su introducción, también ha decidido incorporar a la antología, precediendo los versos seleccionados, una "poética" firmada por el autor en cuestión. 

 

            En el volumen, a cada nombre se le reservan alrededor de quince páginas para alojar sus versos, siendo el primero al que se atiende Luis García Montero, quien concibe "el poema como una cita, un lugar autónomo que a veces consigue unir las soledades del autor y el lector". Tras los nueve poemas que se le incluyen, es el también granadino Antonio Enrique el que insiste, como preámbulo a los suyos, en la importancia de la emoción para la escritura y en la validez de unos planteamientos que son los que al fin explican que la aspiración "del poeta es integrar el cosmos en la dimensión humana". Y esta idea de Enrique de poner en relación sentimiento y Naturaleza late también en la personalidad lírica de Aurora Luque, que en uno de sus poemas exclama: "Y qué saturación sentir el aire / de otros mundos, la hoja que temblaba / en la lluvia con sol, los astros asomados / a la leve escritura". Con menor claridad teórica y con más escepticismo literario, Domingo F. Faílde reniega de las poéticas y trasvasa ese papel crítico-comprensivo a los lectores, a quienes ruega: "Mirad con microscopio los poemas. / Descomponedle el alma a los tejidos".

 

            Si el poeta Antonio Jiménez Millán advierte que le "importa encontrar el tono y el ritmo de un poema, delimitar una situación y hacerla inteligible, saber qué estoy diciendo, y cómo", a Rosa Romojaro le interesa remarcar los puntos de vista con que ha ido forjando sucesivos libros, en cuyas páginas la intensidad de la emoción y de la mirada son tan intransferibles. Atento todavía a ese afán de "Contemplar/ser contemplado" con que titula su última composición Romojaro, el lector cambia al nuevo registro lírico que le supone Alberto Torés, protagonista de sus vaivenes de tristeza y de su incesante búsqueda como él mismo confirma al decir: "era yo hombre sin patria y me sigo buscando". Y como después de estos surgen los versos de Álvaro García, se le presta oído a sus interpretaciones para confrontarlas con los textos que se le antologan, aprehendidos sobre todo a partir de su idea de que en la creación "Lo argumental pasa a ser poesía por un movimiento que ya no es argumental. […] La gran poesía no oculta ni exacerba la vivencia previa: interpreta su potencia, para recrear no la circunstancia, sino el temblor de lo vivo".

 

            La antología se concluye, antes de cerrarla definitivamente con el apartado "Biografía de los autores", con José Sarria y Fernando de Villena. Para el primero la poesía significa una salvación vital y aparece como una apoyatura en "la justa palabra, que echa sangre de la propia sangre, se convierte en verso, en poema, habilitada para redimir". Para el segundo, la captación de lo poético procede de una indagación en la hondura de la realidad para "trasmitir la emoción que le sacude durante su búsqueda". Esperemos, en fin, que esta antología haga decir a quien la use lo que escribe García Montero: que "mi pasión por la poesía es, sobre todo, la pasión de un lector que se ha emocionado muchas veces con un libro de poemas en las manos".

 

‘Entre el siglo XX y el XXI. Antología poética andaluza (II)’. Autor: F. Morales Lomas. Edita: Carena. Barcelona, 2009.  

 

 

























FINALISTA DEL PREMIO NACIONAL DE LA CRÍTICA EN 2006

 

 

 

 

 

 

Villena, Fernando de: Nueva narrativa andaluza, en Ideal de Granada, 21 de mayo 2006, p. 28.

 

 

    Hace ya varios años tuvimos el privilegio de escuchar en Granada una brillantísima conferencia donde el profesor de la Universidad de Málaga  Francisco Morales Lomas habló con pasmosa erudición de la narrativa en Granada durante todo el siglo XX. Morales Lomas es uno de esos intelectuales completos que muy de cuando en cuando aparecen en España y llenan toda una época con su sabiduría. Nació en Campillo de Arenas (Jaén) y durante su juventud vivió en nuestra ciudad. Yo mismo tuve la dicha de ser compañero suyo en la Facultad de Letras y la de comprobar que no sólo era el alumno que obtenía las mejores notas en todas las asignaturas y el que primero sacó unas oposiciones de toda nuestra promoción, sino que además nadie le ganaba en compañerismo y, más de una vez, a nosotros, los torpes, llegó a pasarnos copia de los exámenes más difíciles. Con los años, Morales Lomas ha ido publicando una obra ingente, ora como poeta, ora como narrador, ora como estudioso de la Literatura. Más de veinte libros que abarcan los diversos géneros literarios. En otros lugares he dedicado artículos a su obra poética; hoy me ceñiré al libro de reciente aparición “NARRATIVA ANDALUZA FIN DE SIGLO (1975-2002)”.

    Si algo caracteriza la reciente historia de la Literatura española contemporánea es la confusión y el abuso de seudocríticos que manipulan todo tendenciosamente. En nuestro país se publican casi cincuenta mil libros cada año y serían necesarios veinte Menéndez y Pelayo para poner orden en semejante corpus y para dictaminar dónde comienza lo puramente literario y dónde los subproductos de toda laya, muchos de ellos simplemente encaminados a lo comercial. Y aquí entra en escena Francisco Morales Lomas con su excelente monografía de casi quinientas páginas sobre la narrativa andaluza.

    Comienza el autor hablándonos de algunos narradores andaluces anteriores a 1975;

analiza después las corrientes novelescas aparecidas en nuestra comunidad y casi en toda España desde ese año emblemático. Pasa después a hacer una minuciosa historia de la narrativa en cada una de las distintas provincias andaluzas casi desde comienzos del siglo XX hasta nuestros días, y estudia a continuación más por extenso la obra de veintisiete autores que se han dado ha conocer en la década de los ochenta y en la de los noventa. No existen exclusiones aquí ni se aprecia ese uso tendencioso de la crítica que han realizado en los últimos tiempos los escritores de la corriente de la Experiencia, un uso que, con el tiempo, invalidará la mayor parte de sus trabajos. ¡No!  La profesionalidad y el apabullante caudal de lecturas de este profesor jienense afincado en Málaga están fuera de toda duda. Aquí se dan cita todas las tendencias y casi todos los nombres que hoy cultivan la narrativa en Andalucía. Morales Lomas llevaba largos años trabajando en el tema y fruto de esos esfuerzos son sus obras anteriores: “Literatura en Andalucía. Narradores del siglo XX” (2001), “Narrativa española contemporánea” (2002) y ”Bajel navegando la literatura andaluza actual”, la primera y la última escritas en colaboración con otros profesores. “NARRATIVA ANDALUZA FIN DE SIGLO (1975-2002)”, publicado en Málaga, en la  editorial “Aljaima” consolida, pues, un trabajo de mucho tiempo. Estamos ante un libro escrito para que permanezca, ante un libro de imprescindible consulta para quienes estudien en adelante la narrativa de nuestra comunidad.

 

 

 

 

Espejo-Saavedra Santa Eugenia, Luis Antonio: Narrativa Andaluza Fin de Siglo (1975-2002), Obra necesaria de Francisco Morales Lomas, Revista Digital Papel Literario, [en línea] Dirección URL: http://papel-literario.com, 6 de septiembre de 2010.

 

 

    

     Cuando se escribe sobre algún trabajo literario, después del desarrollo de las características de éste, se suele acabar con las conclusiones a las que se ha llegado. Pero la grata sorpresa  que me ha producido este estudio, me lleva  a no esperar por más tiempo, y a transmitir a los lectores de esta reseña, sin más demora, mi impresión: estamos ante uno de los acontecimientos literarios más importantes de los últimos tiempos en todo el territorio español en lo referente a crítica literaria. A partir de ahora, este esfuerzo literario –y ahora explicaré esto- es ya de obligada consulta para el estudioso profesional, o simplemente para quien desee acercarse al conocimiento de la narrativa contemporánea en Andalucía. Bibliotecas universitarias, municipales y escolares harían bien en tener sobre sus anaqueles este volumen.

      He hecho referencia al esfuerzo que ha supuesto para su autor la galvanización de este estudio de vocación enciclopédica, y es en esta intención en la que subyacen serios indicios de heroicidad. El que escribe estas líneas sabe de este tipo de obras, pero, eso sí, en compañía. Ya en la introducción, se hace referencia a una de las semillas, de la que me siento orgulloso de haber participado, que luego desembocó en el libro actual: ‹‹Fruto de este trabajo ha sido la publicación de tres ensayos: el primero, escrito al alimón con otros profesores malagueños, titulado La literatura en Andalucía. Narradores del siglo xx›› (p.11). Si ésta nos costó muchas horas de trabajo en la recopilación de autores, textos y posterior moldeado de los materiales, ¿qué se puede pensar del hecho de que uno de esos profesores, Francisco Morales Lomas, intentara, en solitario, una aventura parecida?, creo que solo una cosa: el cariño por lo que se hace; no hay más.

     El producto consigue estar al servicio del receptor en cuanto a la facilidad de consulta de los diferentes narradores, hecho nada fácil en esta clase empeños. Para ello, el libro se abre con una introducción explicativa, sigue con el planteamiento, irresoluble (y apasionante) –que nadie deje de leerlo- de si hay, o no, una narrativa andaluza (p. 15 y ss.) Antes de empezar con el estudio a partir de 1975, Francisco Morales lleva a cabo una aproximación razonada a algunos narradores, ya consagrados en la narrativa contemporánea, anteriores a esa fecha : José Manuel Caballero Bonald, Manuel García Viñó, Alfonso Grosso, Antonio Prieto, Fernando Quiñones y José María Vaz de Soto.

      Finalmente, se da paso al estado de la cuestión y a las corrientes novelescas en todo el ámbito nacional y, particularmente, en el andaluz.

      El diseño estructural de la situación en Andalucía es, pienso, el mayor logro de la obra, en cuanto a la composición externa, al haber dividido los autores por provincias, a su vez subdivididos-este es el gran acierto- en tres grupos, a los que se les añade un cuarto titulado Los más jóvenes.

      El rigor  investigador, casi científico (530 citas) va acompañado de una crítica, que se aleja de estridencias desagradables, para deslizarse por el terreno de la ponderación elegante en el elogio o en la consideración menos amable, que de todo hay. Podríamos decir que a Francisco Morales Lomas sólo le mueve el interés por el análisis textual, sin tener en cuenta ningún sentimiento personal de amistad, ni cualquier prejuicio externo que lo mediatice fuera de la misma crítica. De esta manera, encontramos que los personajes de su amigo-me consta que lo es- Antonio Soler, desde la publicación de Las bailarinas muertas dan la sensación de que ‹‹hubieran dejado de crecer›› (p.360).

       A veces, el crítico mezcla, hábilmente, el fondo y la forma en el estudio del narrador; con unos pocos, pero densos trazos, disecciona el objeto literario de manera bastante aclaratoria para el lector, como cuando leemos sobre el estilo del escritor granadino Guillermo Busutil que ‹‹los periodos oracionales son amplios y con abundante hipotaxis, lo que genera una lentitud elocutiva arropada por la ausencia de intriga o de una historia concreta, como no sea el desarrollo de la historia psicológica o vital del personaje protagonista.›› (p. 437).

     El autor de  Narrativa Andaluza fin de siglo, entra de lleno-sin pecar de osadía- en el grupo de críticos de obras de carácter totalizador, de entre los que destacan José María Martínez Cachero (La novela española entre 1936 y 1980), Pablo Gil Casado (La novela social española), María Dolores de Asís Garrote (Última hora de la novela en España), Eugenio García de Nora (La novela española contemporánea), Santos Sanz Villanueva (Historia de la novela social española, 1942-1975) y Rafael del Moral (Enciclopedia de la Novela Española).

 

 





















































Antología poética 1963-2010´de Ángel García López (Edición de la obra y estudio inicial de 67 págs. de Francisco Morales Lomas), Ayuntamiento de Ávila, 2011, 398 págs.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 





Ensayos de narrativa contemporánea, Ed. Ánfora Nova, Rute (Córdoba), 2012, 93 págs. Dibujo de la portada: Pepe Ponce.

 

Narradores en el umbral. Ensayos de narrativa contemporánea es un conjunto de estudios de novelistas de primer nivel que han cruzado el umbral de un siglo pero también, en tres casos concretos, el umbral de la muerte. Nos referimos a José Saramago, Miguel Delibes y Campos Reina, cuyas obras narrativas seguirán haciendo historia literaria. También es un ensayo que incluye a las nuevas generaciones de narradores que están ahora mismo en proceso creativo. Algunos muy jóvenes, como Isaac Rosa, pero suficientemente alabados por la crítica literaria. E incluso otros, como Muñoz Molina, justamente conocidos en el ámbito mundial. De él hemos abordado una de sus obras  recientes más ambiciosa que permiten adentrarnos en su mundo propio. Amplio y riguroso es el de Mateo Díez, uno de nuestros escritores actuales con la mejor prosa en este nuevo siglo. La labor como crítico, pensador y luchador de Andrés Sorel, uno de nuestros intelectuales más díscolos y fustigadores, es conocida por todos. Y, por último, Salvador Compán, un escritor cuya obra ha recibido muchos elogios y premios, no solo desde que quedara finalista del Planeta sino mucho antes, y cuyas últimas historias hemos abordado con la formalidad de estar ante uno de los narradores que mejor utiliza el español en sus obras.

 

Índice de la obra:

La narrativa trascendente de José Saramago

El reino de Celama de Luis Mateo Díez

Vida-amor-muerte en Antonio Muñoz Molina

La narrativa comprometida de Andrés Sorel

Salvador Compán o la iconografía estética

La narrativa constructivista de Isaac Rosa

La trilogía del Renacimiento de Campos Reina

La narrativa de Miguel Delibes, un acercamiento general

 





Ed. Zumaya, Granada, 2011, 552 págs.

 

Sociología de la literatura infantil y juvenil es una obra imprescindible si se quiere penetrar en el conocimiento de la literatura dirigida a los jóvenes en la actualidad y esencial para conocer las claves de su funcionamiento. El conocimiento sobre el lector infantil, sus preocupaciones, su forma de acceder al texto literario y las claves de la animación lectora son trascendentes en esta obra que aspira a recoger de un modo amplio la visión de la literatura juvenil actual. Podemos encontrar las funciones y temáticas habituales de la literatura infantil y juvenil, la estructura formal y la sistematización de las obras, la construcción de los personajes y los argumentos, el desenlace de los conflictos. Pero también se intenta dar respuesta a preguntas sobre el valor de esta literatura y su repercusión en la sociedad actual. En un momento en que el lector infantil y juvenil tienen una gran importancia en el panorama editorial los autores de esta obra profundizan en las obras de este momento pero también hacen una amplia exploración de lo que ha sido la literatura infantil a lo largo de la historia, centrándose en los géneros y las formas de creación y en autores fundamentales como Juan Ramón Jiménez, y desarrollan la semblanza del lector infantil y juvenil, la importancia de la familia, la escuela y el profesorado en la formación del lector, así como en la calidad de los textos literarios.

 ÍNDICE

 


LA  LITERATURA  INFANTIL  Y  JUVENIL  Y SUS PROCESOS CREADORES

 

A.      Especificidad  de  la  literatura  infantil  y  juvenil

 

1.      Deslindes teóricos.

2.      ¿Qué entendemos por lector infantil?

3.      Percepción e impresiones sobre la literatura infantil. Definiciones y procesos cognoscitivos.

4.      La infancia como delimitación de los cauces expresivos del escritor.

5.      ¿Cuándo surge la literatura infantil?

6.      La infancia en la literatura.

 

 

B.       Características  generales  y  funciones    de  la  Literatura  infantil  y  juvenil

 

1.      Algunas temáticas infantiles y juveniles. Propuestas de análisis.

1.      Temas para adultos y temas infantiles y juveniles.

2.      El síndrome de la prohibición y las cortapisas del tratamiento didáctico.

3.      La temática del miedo, el terror y la violencia.

4.      La mujer como lugar de encuentros y desencuentros.

5.      La fantasía y la magia como industria y sugestivo secreto.

6.      La magia y sus paradojas:

-Algunas ideas generales.

-Los cuentos infantiles y la teoría de lo mágico.

-La elocuencia de lo mágico y los conflictos en literatura infantil y juvenil.

-Algunos modelos dignos de interpretación.

7.      Ambiente familiar.

 

2.      La estructura formal y la sistematización de la obra literaria infantil y juvenil.

 

1.      Algunas precisiones teóricas.

2.      La voz y la focalización.

3.      Los capítulos.

4.      La acción novelesca y el ritmo ágil.

5.      El espacio-tiempo narrativos:

a)      El bosque.

b)     El palacio, el castillo y la casa.

c)      Las ciudades, las casas burguesas y los espacios al aire libre.

6.      Los argumentos, los asuntos, las historias...

7.      La construcción del personaje.

8.      El desenlace de los conflictos.

9.      El tono.

 

 

3.      El libro infantil y juvenil y el comercio cultural. Encuentros y desencuentros con el autor. Sugerencias editoriales.

 

4.      ¿La literatura infantil y juvenil es un producto de segunda fila?

 

 

 

C.       Breve  panorámica  de  la  historia  de  la  literatura  infantil  y  juvenil

 

1.      Antes del siglo XIX.

 

2.      El siglo XIX.

 

3.      El siglo XX.

 

 

LOS GÉNEROS Y FORMAS EN  LA  LITERATURA  INFANTIL  Y  JUVENIL

 

1.   Presupuestos teóricos.

 

2.   Épico.

 

·         Epopeya y cantares de gesta.

·         El cuento y las hadas.

·         El Mito y la leyenda.

·         Fábulas.

·         Relatos de aventuras.

·         Novelas históricas.

·         Ciencia-ficción.

·         Novela policíaca.

·         Novela rosa.

 

3.   El teatro.

·         Teatro de títeres.

·         Teatro de sombras.

·         Teatro de marionetas.

 

4.   La lírica.

·         Las canciones de cuna.

·         Los Villancicos

·         Las rondas

·         Las coplas

·         Rimas infantiles

·         Trabalenguas

·         Retahílas

·         Romances

 

 

 

 

SEMBLANZA  DEL  LECTOR  INFANTIL  Y  JUVENIL

 

A.       Etapas  de  la  literatura  infantil y evolución psicológica  del  alumnado.

 

B.        Formación literaria del lector infantil y juvenil

 

1.      Algunas apostillas.

2.      El lector.

3.      La familia.

4.      La escuela y el profesorado.

5.      Los bibliotecarios.

 

C.        Criterios para seleccionar obras, teniendo en cuenta el texto y el receptor.

 

1.      La calidad literaria.

2.      Introducción de elementos atractivos.

3.      El tipo de lenguaje, los recursos literarios y el vocabulario.

 

 

 

LA POESÍA INFANTIL Y JUVENIL DE JUAN RAMÓN JIMÉNEZ

 

  1. Juan Ramón Jiménez, Zenobia y la infancia.
  2. Las ediciones de la poesía infantil y juvenil de JRJ.
  3. Antología para niños y adolescentes (1950) (Edición de Norah Borges y Guillermo de Torre)





Puerta del mundo, publicado por la editorial sevillana Ediciones En Huida, en su colección Crepusculario, 2012, es de un libro de poesía con el que Morales Lomas vuelve al género tras La última lluvia (Ediciones Carena, Barcelona, 2009) y Elogio de la rutina (Ayuntamiento de Roquetas de Mar, Almería, 2010).

 

Con Puerta del mundo F. Morales Lomas ha querido adentrarse en la problemática de la sociedad actual, en sus contrariedades más candentes, en la falta de perspectiva y en los procesos de configuración de un tiempo nuevo en relación con un pasado que había creado otras expectativas. Estamos ante el fin de una época y el comienzo de otra en la que el naufragio y las dudas se han instalado junto con el miedo al futuro. El hombre  y la mujer actual están siendo dotados para el miedo. Y el poeta no puede permanecer ajeno a este mundo en explosión. Existe una historia atrás, una historia que habíamos inventado, quizá una historia falsa. Entre falsedades y construcciones históricas se mueve este libro que aspira a una nueva educación de la subjetividad y que puede resultar desolador por instantes y otras emotivo e inquietante.

 

         El lector nunca permanecerá ajeno a una poesía que se ha sostenido siempre por las ideas que irradian toda su trayectoria: EL HUMANISMO SOLIDARIO.

 

         Una lírica de compromiso, una lírica de solidaridad y una lírica de humanidad. Siempre ha sido necesario crear una nueva educación de la subjetividad que contemple con otros ojos la búsqueda de caminos que den respuestas diversas y adaptadas a los tiempos que nos han tocado vivir.

 

          Tiempos de zozobra e impostura en que la globalización y la despersonalización han creado nuevas formas de dependencia y esclavitud ante las que es indispensable dar respuestas que tengan una consideración sociocultural, ética, pedagógica y antropológica como diría Foucault. Se necesita, en definitiva, una reconquista del ser.

 

          El individuo ha perdido su libertad y su identidad. De ahí la necesidad de construir una nueva subjetividad, una nueva educación social que le dé sentido a su existencia. Y se necesita que la ética vuelva a reconectarse con la estética; que el ser como entidad individual-colectiva vuelva a tener un significado poético antes que científico, un asombro y un misterio antes que una certeza.

 

 

Hoy quiero confesarles

mi fragilidad de cuento de hadas,

lo trasparente que puede

resultar el vértigo de la vida.

La indeterminación como causa.

 

Quizá por esa necesidad

que tenemos

de llamarnos hombre o mujer

y esparcir nuestro olor a puerta cerrada.

 

Un mundo que gira

dentro de otro, y a la espera.

Un mundo insatisfecho

que sostiene el asombro.

Antes, el miedo a la luz,

después, el miedo a tanta claridad.

Y siempre la necesidad

de encontrarnos en un punto,

esa vieja melancolía de los locos.

 

 

(F. Morales Lomas, Puerta del mundo, Ediciones En Huida, Col. Crepusculario, Sevilla, 2012)











          Imitando al Rey diré que me llena de orgullo y satisfacción presentar este libro de mi buen amigo Paco Morales Lomas, un autor versátil que ha publicado con acierto en poesía, narrativa y teatro, siendo además un excelente crítico y ensayista, con una obra ya extensa en todos esos campos, producto de su envidiable capacidad de trabajo.

 

     Sabedores de ella, un grupo de escritores confabulamos contra él hace unos años hasta lograr que aceptara la presidencia de la asociación de críticos andaluces, lo que fue un acierto constatado, al menos por todos nosotros.

 

       No voy a entrar en su extensa bibliografía y su muy premiada trayectoria profesional que pueden encontrar en Google. Tan sólo señalar que pertenece a ese relativamente novedoso clan de escritores-profesores que tiene en Andalucía tantos nombres destacados, desde Antonio Carvajal a Luis García Montero, Jiménez Millán, o Álvaro Salvador, Ramírez Lozano o Manuel Jurado, y narradores como Vaz de Soto, Eslava Galán, o Salvador Compán, por citar sólo unos pocos ejemplos. Este fenómeno me parece interesante, pues en algunos casos, como fue el mío, la aspiración de ser escritor es lo que nos hizo estudiar humanidades y dedicarnos a ellas profesionalmente.

 

         Sólo en el género poético tiene Paco más de quince libros publicados, contando sus antologías y plaquetas y no menos extensa es su producción narrativa, ensayística o teatral, como ya señalamos.

 

          Puerta del mundo, el libro que hoy presentamos, es evidentemente una obra de madurez, no sólo literaria. Creo que Paco ha condensado oportunamente estos tiempos de crisis, y él mismo se encuentra, según se deduce del libro, en esa etapa en la que el futuro te lleva a sumir el pasado, con sus dudas y sus héroes ya vencidos, o las perspectivas que no se cumplieron, el mundo por el que luchábamos, pero también con nuevos sueños por vivir, aun sabiendo que son sueños.

 

         En el libro hay algo de desolación, producto del compromiso, la tensión entre la realidad y el deseo, que diría Cernuda. Manuel Mantero solía preguntarse la razón por la que los poetas andaluces somos tan tristes, pero si algo de razón tiene, creo que habría que matizar que es una tristeza que viene del conocimiento de la realidad, que sin embargo asume, como refleja el flamenco, donde raras veces se acude a la rebeldía manifiesta, o se entra en detalles, pues ya al mostrar ya se está denunciando.

 

       En muchos de los poemas de este libro se refleja la idea de que, aunque ya “la vida es un dulce sol de otoño”, hay que seguir para “respirar la mansa luz que llega con el alba”. Buero Vallejo solía decir que la literatura de evasión, contra lo que puede parecer, es la realmente pesimista, mientras el drama siempre esconde denuncia, siempre aspira a una solución.

 

          La naturaleza, el paisaje está muy presente en los poemas de Paco y viene a ser el marco a través del cual se expresa el sentimiento, el estado de ánimo del poeta. El mar, las montañas, las nubes, los pájaros, el jardín, la lluvia, son los rostros de ese mundo cuya puerta es el ansia de comprender, de entender, la poesía como forma de conocimiento, de indagación en el sentido de la vida y de la muerte, pero con ese pragmatismo tan andaluz que asume lo que vendrá: “No hay que precipitarse/ en el vacío/, ya se precipitará él en nosotros”.

 

        El libro no es efectivamente la puerta que tenemos y desde la que observamos el mundo, sino la puerta que buscamos, la puerta que quisiéramos abrir, es decir, la poesía como permanente búsqueda del conocimiento de la realidad y su interpretación, lo que permitiría transformarla.  En sus poemas se evidencia la crisis en la que estamos, pero obviamente no es la crisis económica, sino algo más importante, la crisis espiritual, existencial de la época en que vivimos. No se olvide que Paco pertenece a esa misma generación de los que teníamos un frente común, un sistema contra el que luchar, pero tal vez habría que decir lo que el poema de Machado, “Una España joven”:

Y es hoy aquel mañana de ayer… Y España toda,

con sus sucios oropeles de Carnaval vestida

aún la tenemos: pobre y escuálida y beoda;

mas hoy de un vino malo: la sangre de su herida.

 

       Ese desaliento, a veces evidente en los poemas de este libro, es el acicate para seguir investigando, buscando, es decir, viviendo. Si ya la infancia es un sueño, con lo que pudimos y no pudimos realizar, también queda un futuro, una puerta a ese mundo que puede llegar a ser lo que ahora soñamos. Por eso no es un tipo de poesía pesimista, porque el pesimismo es pasivo, invita a dejar las cosas como están.

 

       Y este es un punto más o menos constante en la poesía de Paco Morales Lomas. El compromiso humano, sabiendo además que no vale por sí mismo en la poesía, y que esta tiene que funcionar como tal, algo en lo que parecen coincidir la mayoría de los poetas andaluces. Si no hay poesía, el compromiso se diluye…

 




(Este estudio ha sido publicado en la revista Dos orillas, Algeciras, Cádiz, núms. 3 y 4, 2013, pp. 106-109)

 

 

Puerta del mundo, Francisco Morales Lomas, Ediciones en Huida,

Sevilla, 2012.

 

Por Alberto Torés

 

 

Con el autor, el lector asume como propio la idea de “la esperanza como

el quicio de una puerta que se abre al mundo donde todo está por descubrir”.

A todas luces, Francisco Morales Lomas aplica, de manera práctica y desde la

perspectiva poética, la hoja de ruta de lo que viene conociéndose como el

Humanismo Solidario.

Puerta del mundo que es el poemario que nos ocupa, aunque en general, toda

su producción escrita, poética esencialmente, muestra siempre un manifiesto

vitalismo, mejor aún, una esperanza que se fundamenta en la tradición para en

su recorrido de creer y descreer presentarse ante el futuro con eternos y

renovados signos de libertad. Sin duda, la poesía es el espacio por excelencia

de la libertad, pero no sólo la palabra poética le deja ver el mundo con una

mirada libre. La palabra poética es también una gozosa y sustanciosa manera

de conocer, de mantener un diálogo con la poesía desde un eclecticismo

inteligente y también, cómo no, de interiorización. El anhelo de expresar lo

íntimo, lo no dicho, lo no sabido, el secreto, en suma, lo más profundo del ser.

Puerta del mundo es una plena emanación de la vida con el sólido registro de la

historia como Pilar pero especialmente con un sentido agradecimiento hacia los

padres del poeta, lo que enfatiza un solidario lazo con las raíces, unas emotivas

imágenes que en su contemplación ofrecen unos textos impecables. Una

emoción intensa que contagia al lector y que se va a ir reconstruyendo a partir

de contradicciones , cruzando tiempo y duracion, efectos y creaciones, para

enmarcar categóricamente que la palabra piensa. “Las mejores palabras en el

mejor orden” que diría Luis Cernuda, quizá al comprobar que las palabras

tienen un primer sentido y un segundo figurado, que además en materia

poética, dispondrá de un tercer sentido, el libre fluir del pensamiento expresado

para unirse a nuestras existencias, a nuestro pasado, a nuestras maneras de

amar, a lo vivido y proporciona un sugerente, universal y bello poemario con el

que poder identificarse.

Sería una osadía afirmar lo evidente, esto es, considerar a Francisco Morales

Lomas como un escritor incontestable y radicalmente necesario. Un escritor

humanista en la más clásica acepción del término, pero dada la belleza de la

desobediencia, lo afirmo. Me limitaré a deciros www.moraleslomas.com

En efecto, acabáis de comprobarlo. El humanismo moralesiano abarca tantos

géneros como inquietudes humanas.

La reflexión filosófica y el discurrir literario en ensayos, la novela, el teatro, la

columna periodística, los manifiestos político y poético, los tratados didácticos,

las prácticas docentes, la poesía, es decir, el placer del estudio y la creatividad

como justificación para dar sentido a nuestro paso por este escenario. El

hombre es el punto de partida de la escritura de Morales Lomasny es también

el punto de llegada de las acciones humanas.

Puerta del Mundo piensa esa doctrina centrada en el hombre con el

descubrimiento del otro, sin escapar al tejido relacional con el medio. Con la

certeza de estar asistiendo a un nuevo orden o al menos a una sociedad en

plena transformación, quiere dotar al poema de significación máxima, como

medio de enriquecimiento de la condición humana en todos los planos al

alcance, cultural, reflexivo, artística, estético, ético. La imagen del árbol tan

recurrente no sólo en el ámbito literario, tiene aquí plenos poderes en cuanto a

relevancia simbólica se refiere.

Juan Goytisolo desarrolla su idea de la literatura con esta imagen del árbol de

las letras al que cada escritor agrega una rama, una semilla o una hoja por su

propio acervo y experiencia posibilitanto el enlace con otras partes del árbol,

con la totalidad, porque ha representado la vida del cosmos, su densidad,

generación y regeneración; de igual modo, se le reconoce una esencial

transmutación, un divagar de eje entre los mundos. En el poema II de la II

parte :

Vago de un mundo a otro, de ilusiones

me nutro y absorbo el ruido de los sueños

y cada vez soy más canto heroico

que en la noche busca el himno que emociona.

No me habléis de sueños, ya los he vivido.

Vago de un mundo a otro, clandestino.

De manera más categórica también, el árbol de la ciencia indica el proceso

evolutivo, el crecimiento de la idea, la vocación, la puesta en marcha de la

imaginación creadora. Una unión marcadamente interdisciplinar lleva al

conjunto del árbol a representar caminos completos. Consciente de ello, el

poeta localiza el fondo del humanismo solidario y escribe en el poema VI de la

II parte:

Hombre, me dijeron, y me hice árbol,

tronco vigotoso, raíz que se hunde

en tierra y horada los profundos mares.

Localiza el tropel de músicas, los impulsos cálidos, los enigmas de la patria, la

fragilidad de la tristeza, las palabras inexplicadas, las sonrisas de las madres,

las dudas, los héroes vencidos, el vértigo de la fatalidad, la historia prisionera,

la calma quietud, las quimeras solemnes, lo intangible y lo material, los

interrogantes y las respuestas, el orden de las cosas y lo efímero de los

tiempos, inicialmente como producto de un clima pesimista: la crisis económica,

la guerra ideológica, la angustia, los progresos técnicos, la consideración del

hombre como individuo productor y consumidor, la sensación de pérdida de

referencias, la muerte que por más que forme parte de procesos naturales y

tengamos conciencia de ello, nunca se está lo suficientemente preparado para

su aceptación.

Sin embargo, Morales Lomas busca el territorio para que el hombre no sea

lanzado sin razón a un mundo desprovisto a veces de sentido, y para que

participe en la historia y sociedad.

Por tanto, si el existencialismo aunaba esas dos tendencias, la de poner en

valor lo absurdo de la vida y la de destacar la solidaridad, el compromiso, el

servicio social, por más que los críticos interesados resaltaran únicamente el

primer aspecto, nuestro poeta dueño de sus actos, destino y pensamientos lo

expresa con una fuerza y una belleza incuestionables en el poema VI de la I

parte:

Cielo azul de mi infancia, los árboles distantes,

la vida, que despierta de un profundo letargo,

se rebela suave en su impávida belleza.

Miro al mar sin dueño, sus celajes de sal,

el sueño de la arena, su memoria de rosa

seca que dulce embriaga la bondad de este canto...

Por un momento soy Dios en la calma suave

de las olas que laten junto a mí con dulzura...

Y siento que también yo soy un sueño lejano

que de tarde en tarde llega hasta mí y palpita

y corea ufano la alegría de ser.

Son los escalones de la nostalgia y la palabra dada al mundo los componentes

del nuevo poemario de Morales Lomas, pero sobre todo, el deseo de hallar la

serenidad en el espacio y en el tiempo, con una respuesta y no un murmullo

expresada desde lo más íntimo. Siempre he considerado esa virtud de Morales

Lomas para hacer brotar de los profundos surcos de la memoria imágenes que

se fijan en la página en blanco con una brillantez asombrosa. No hay silencio ni

siquiera deseos de traducir silencios, ofrece más bien su verso minucioso,

cómplice de irónica ternura a veces para rendir homenaje a las raíces, al amor

de los padres.

¿Te acuerdas de la primera lluvia?

Mucho antes de la declaración de la renta,

de que el corazón se consumiera

en una odisea de instancias,

de que el corazón escandalizara

el paso del tiempo.

Es indudable que estamos ante una escritua meditativa, reflexiva y que el tono

poético que no desea titularse. De ahí que no figuren títulos, sino 5 partes,

cada una con 7 poemas salvo una de cinco textos. Se trata de una reflexión

sobre el tiempo realizado desde varios flancos, desde varios tiempos, aunque

destaca una conciencia personal ligada estrechamente a la temporalidad

individual del sujeto lo que nos lleva a la reflexión sobre el tiempo como uno

de los ejes temáticos de su poesía, y en concreta de este poemario.

No es casual que una de las llamadas externas sea la de Octavio Paz, es decir,

la asociación más evidente con la palabra “humanismo”, un humanismo

dialogante y crítico. También juega un papel relevante la mención del poeta

Auden cuya dimensión ética es un paradigma del humanismo solidario. No

digamos ya cuando Ángel González encabeza el apartado de citas, en el relieve

del paso del tiempo, en la temática amorosa diversa y cívica, con una escritura

con la esperanza como telón de fondo.




Por Filomena Romero

 

“La esperanza es el quicio de una puerta que se abre al mundo donde todo

está por descubrir”. Con este verso casi sentencioso, comienza el libro de

Francisco Morales Lomas Puerta del Mundo, (Ediciones En Huida Sevilla, 2012,

Colección Crepusculario n º3) que fue presentado la semana pasada en el

Ateneo de Málaga.

La introducción corrió a cargo de la profesora de la Universidad de Málaga

Rosa Romojaro escritora y también poeta, quien ofreció una muestra

minuciosamente generosa en halagos, y donde Romojaro hace un estudio

exhaustivo del poemario mostrando un libro intimista y vibrante, hasta el

extremo de sorprender gratamente al propio autor.

El libro, surgido de una noble reflexión, es ante todo una toma de

conciencia no solo con el mundo actual que vivimos, que nos maneja y

destruye, sino con nosotros mismos. Así, el autor nos traslada y nos hace

pensar más allá de los puros convencionalismos actuales, donde el escritor

madura también interiormente, y se plantea una toma de conciencia al ver

pasar toda su vida delante de él: rebusca los recuerdos imborrables, sus

anhelos, sus luchas y dolores, y sobre todo las pérdidas afectivas, su madre.

“Me ato a tu débil cuerpo, al muerto que seré, / y no puedo dejar de irme

contigo, madre”. Todo ello conducido con el magisterio no solo profesional sino

con el planteamiento interior de un poeta en plena madurez. “Solo quiere vivir

la vida y que le dejen / con sus puertas sin árboles, con su umbrosa memoria /

y la cimas terrenas nevadas por el viento. / Rey de su propio atuendo y

desgracia nimbada. / Pirata del destino, personaje de fábula. / Como todo

poeta cárcel de impulsos ciegos”.

Ya no existen intelectuales. Los verdaderos intelectuales han desaparecido,

absorbido por este mercantilismo desenfrenado donde el imperio de esta

sociedad nos sumerge a todos. De ahí la verdadera frustración de los

verdaderos poetas, de los poetas puros. “No hay pájaros, amigos, sino dulce

nostalgia / de un momento. De un mundo extinguido en sus himnos. / En su

patria doliente, desconcertada y mísera./…/ El viento se estremece, hombres

odiados, temidos, / navegantes ingenuos, misterios de los mares. / Quiero irme

con vosotros y con vuestro delirio”.

El escritor ha madurado. El poeta ha reflexionado largamente y es de este

planteamiento generoso y de esta acción reflexiva que surge el poemario que

nos ocupa. “Por un momento soy Dios en la calma suave / de las olas que laten

junto a mí con dulzura. / Y soy nube en el aire cálido de la tarde,…/” El librito

(Colección Crepusculario, nº3) es un festivo tesoro, tan manejable y

preciosamente cuidado que hace que el lector se sienta cómodo al leerlo; su

fragilidad acerca más si cabe al lirismo de su contenido, comprometiendo a

los amantes de la poesía a compartir sus versos. Dividido en cinco partes,

escrito en versos largos de doce y catorce sílabas, junto con endecasílabos y

heptasílabos, los capítulos constan de siete poemas que van tomado intensidad

y compromiso según avanza el poemario.

En el capítulo (II) habla de su propia muerte “Y cada vez soy más canto

heroico / que en la noche busca el himno que emociona. / No me habléis de

sueños, ya los he vivido. / Vago de un mundo a otro, clandestino”. Se evapora

la vida, y entre quimeras la esperanza perdida desciende en su vuelo y se

siente naufrago de una sociedad a la deriva “Hay muchas palabras por explicar

hoy. / Un lenguaje ajado que no admite sílabas/ para un mundo oscuro que

guarda sus secretos./ Oscura espera y agónicos sueños./ Escribo ahora desde el

naufragio / y con botas puestas que alcancen lejos el vuelo / con sus dulces

alas y el vértigo firme”.

Sentir la necesidad de salir de uno mismo y mirar alrededor siempre

engrandece al ser humano y más al poeta, al escritor comprometido con su

mensaje y con su interior íntimo que le impulsa a darse y comprometerse en su

escritura.

La tercera parte (III) es la más bella musicalmente, con un ritmo

continuado y poemas, endecasílabos encabalgados, sentenciosos de anhelos de

vuelos y esperanza. Uno de los más bellos poemas es: “Paraíso cerrado para

muchos, / hoy llego, inocente, a ti, perdido,/ en esta espesura de celadas /…

“Yo, con mis dudas y héroes vencidos, / con mi jardines mustios y en silencios.

/ Aguardo a tus puertas que se orean / con coplas de juglares luminosos / en

pureza de fuego. Tan grande es / mi hambre y tan frágil mi tristeza”. Aquí se

muestra frente a la fragilidad de sus atormentados pensamientos.

Llegamos al final, la quinta parte (V); en este capítulo el poeta está más

maduro en sus sentencias, convencido de lo que quiere expresar; también es

la parte más desoladora, y a la vez de mensaje esperanzador.

¡Hay versos con los que me identifico plenamente!

El poeta en su engrandecida sensibilidad termina diciendo:

“Los hombres duros se alimentan del rescoldo / de los salones fríos. /… / Son

hombres duros porque la vida / no les pertenece. Le es ajena./…/ Los

hombres duros nunca se hacen preguntas / porque tienen todas las respuestas

/ Protégeme, maestro, de tanta fortaleza”.

DOS ORILLAS

Finaliza la composición con un poema a la evocadora lluvia. “…Hoy es de

nuevo la lluvia / contra la fachadas, / la lluvia persistente de otras vidas, / y la

necesidad de encontrar / la puerta del mundo. / Aceptarnos en el aire que

respiramos, / en los pasos que hemos dado, / en el retrato de la pared, / en los

árboles que crecieron / mucho más que nosotros”.

La lluvia símbolo de desamparo, dolor y llanto. También es el de la

fertilidad del agua generosa y la que limpia, con la imperiosa necesidad de

encontrar la verdadera y esperanzadora puerta del mundo.




        Con el autor, el lector asume como propio la idea de «la esperanza como el quicio de una puerta que se abre al mundo donde todo está por descubrir».

 

        A todas luces, Francisco Morales Lomas aplica, de manera práctica y desde la perspectiva poética, la hoja de ruta de lo que viene conociéndose como el Humanismo Solidario.

 

        Puerta del mundo, que es el poemario que nos ocupa, aunque en general, toda su producción escrita, poética esencialmente, muestra siempre un manifiesto vitalismo, mejor aún, una esperanza que se fundamenta en la tradición para en su recorrido de creer y descreer presentarse ante el futuro con eternos y renovados signos de libertad. Sin duda, la poesía es el espacio por excelencia de la libertad, pero no sólo la palabra poética le deja ver el mundo con una mirada libre. La palabra poética es también una gozosa y sustanciosa manera de conocer, de mantener un diálogo con la poesía desde un eclecticismo inteligente y también, cómo no, de interiorización. El anhelo de expresar lo íntimo, lo no dicho, lo no sabido, el secreto, en suma, lo más profundo del ser.

 

          Puerta del mundo es una plena emanación de la vida con el sólido registro de la historia como Pilar pero especialmente con un sentido agradecimiento hacia los padres del poeta, lo que enfatiza un solidario lazo con las raíces, unas emotivas imágenes que en su contemplación ofrecen unos textos impecables. Una emoción intensa que contagia al lector y que se va a ir reconstruyendo a partir de contradicciones, cruzando tiempo y duración, efectos y creaciones, para enmarcar categóricamente que la palabra piensa. «Las mejores palabras en el mejor orden», que diría Luis Cernuda, quizá al comprobar que las palabras tienen un primer sentido y un segundo figurado, que además en materia poética, dispondrá de un tercer sentido, el libre fluir del pensamiento expresado para unirse a nuestras existencias, a nuestro pasado, a nuestras maneras de amar, a lo vivido y proporciona un sugerente, universal y bello poemario con el que poder identificarse.

 

        Sería una osadía afirmar lo evidente, esto es, considerar a Francisco Morales Lomas como un escritor incontestable y radicalmente necesario. Un escritor humanista en la más clásica acepción del término, pero dada la belleza de la desobediencia, lo afirmo. El humanismo moralesiano abarca tantos géneros como inquietudes humanas. La reflexión filosófica y el discurrir literario en ensayos, la novela, el teatro, la columna periodística, los manifiestos político y poético, los tratados didácticos, las prácticas docentes, la poesía, es decir, el placer del estudio y la creatividad como justificación para dar sentido a nuestro paso por este escenario. El hombre es el punto de partida de la escritura de Morales Lomas y es también el punto de llegada de las acciones humanas.

 

        Puerta del Mundo piensa esa doctrina centrada en el hombre con el descubrimiento del otro, sin escapar al tejido relacional con el medio. Con la certeza de estar asistiendo a un nuevo orden o al menos a una sociedad en plena transformación, quiere dotar al poema de significación máxima, como medio de enriquecimiento de la condición humana en todos los planos al alcance, cultural, reflexivo, artística, estético, ético. La imagen del árbol tan recurrente no sólo en el ámbito literario, tiene aquí plenos poderes en cuanto a relevancia simbólica se refiere.

 

         Juan Goytisolo desarrolla su idea de la literatura con esta imagen del árbol de las letras al que cada escritor agrega una rama, una semilla o una hoja por su propio acervo y experiencia posibilitando el enlace con otras partes del árbol, con la totalidad, porque ha representado la vida del cosmos, su densidad, generación y regeneración; de igual modo, se le reconoce una esencial transmutación, un divagar de eje entre los mundos. En el poema II de la II parte:

 

Vago de un mundo a otro, de ilusiones

me nutro y absorbo el ruido de los sueños

y cada vez soy más canto heroico

que en la noche busca el himno que emociona.

No me habléis de sueños, ya los he vivido.

Vago de un mundo a otro, clandestino.

 

        De manera más categórica también, el árbol de la ciencia indica el proceso evolutivo, el crecimiento de la idea, la vocación, la puesta en marcha de la imaginación creadora. Una unión marcadamente interdisciplinar lleva al conjunto del árbol a representar caminos completos. Consciente de ello, el poeta localiza el fondo del humanismo solidario y escribe en el poema VI de la II parte:

 

Hombre, me dijeron, y me hice árbol,

tronco vigotoso, raíz que se hunde

en tierra y horada los profundos mares.

 

        Localiza el tropel de músicas, los impulsos cálidos, los enigmas de la patria, la fragilidad de la tristeza, las palabras inexplicadas, las sonrisas de las madres, las dudas, los héroes vencidos, el vértigo de la fatalidad, la historia prisionera, la calma quietud, las quimeras solemnes, lo intangible y lo material, los interrogantes y las respuestas, el orden de las cosas y lo efímero de los tiempos, inicialmente como producto de un clima pesimista: la crisis económica, la guerra ideológica, la angustia, los progresos técnicos, la consideración del hombre como individuo productor y consumidor, la sensación de pérdida de referencias, la muerte que por más que forme parte de procesos naturales y tengamos conciencia de ello, nunca se está lo suficientemente preparado para su aceptación.

 

        Sin embargo, Morales Lomas busca el territorio para que el hombre no sea lanzado sin razón a un mundo desprovisto a veces de sentido, y para que participe en la historia y sociedad.

 

         Por tanto, si el existencialismo aunaba esas dos tendencias, la de poner en valor lo absurdo de la vida y la de destacar la solidaridad, el compromiso, el servicio social, por más que los críticos interesados resaltaran únicamente el primer aspecto, nuestro poeta dueño de sus actos, destino y pensamientos lo expresa con una fuerza y una belleza incuestionables en el poema VI de la I parte:



Cielo azul de mi infancia, los árboles distantes, / la vida, que despierta de un profundo letargo, / se rebela suave en su impávida belleza. / Miro al mar sin dueño, sus celajes de sal, / el sueño de la arena, su memoria de rosa / seca que dulce embriaga la bondad de este canto... / Por un momento soy Dios en la calma suave / de las olas que laten junto a mí con dulzura... / Y siento que también yo soy un sueño lejano / que de tarde en tarde llega hasta mí y palpita / y corea ufano la alegría de ser.

 

        Son los escalones de la nostalgia y la palabra dada al mundo los componentes del nuevo poemario de Morales Lomas, pero sobre todo, el deseo de hallar la serenidad en el espacio y en el tiempo, con una respuesta y no un murmullo expresada desde lo más íntimo. Siempre he considerado esa virtud de Morales Lomas para hacer brotar de los profundos surcos de la memoria imágenes que se fijan en la página en blanco con una brillantez asombrosa. No hay silencio ni siquiera deseos de traducir silencios, ofrece más bien su verso minucioso, cómplice de irónica ternura a veces para rendir homenaje a las raíces, al amor de los padres.

¿Te acuerdas de la primera lluvia? / Mucho antes de la declaración de la renta, / de que el corazón se consumiera / en una odisea de instancias, / de que el corazón escandalizara / el paso del tiempo.

 

        Es indudable que estamos ante una escritura meditativa, reflexiva y que el tono poético no desea titularse. De ahí que no figuren títulos, sino 5 partes, cada una con 7 poemas salvo una de cinco textos. Se trata de una reflexión sobre el tiempo realizado desde varios flancos, desde varios tiempos, aunque destaca una conciencia personal ligada estrechamente a la temporalidad individual del sujeto lo que nos lleva a  la reflexión sobre el tiempo como uno de los ejes temáticos de su poesía, y en concreta de este poemario.



        No es casual que una de las llamadas externas sea la de Octavio Paz, es decir, la asociación más evidente con la palabra “humanismo”, un humanismo dialogante y crítico. También juega un papel relevante la mención del poeta Auden cuya dimensión ética es un paradigma del humanismo solidario. No digamos ya cuando Ángel González encabeza el apartado de citas, en el relieve del paso del tiempo, en la temática amorosa diversa y cívica, con una escritura con la esperanza como telón de fondo.

 

 

Torés, Alberto: Puerta del mundo, en El coloquio de los perros, 21 de mayo de 2014. Dirección URL: http://elcoloquiodelosperros.weebly.com/la-biblioteca-de-alonso-quijano/category/francisco-morales-lomas

 

 





Las corrupciones en el siglo XVII adueñándose del poder

(Novela)

Francisco Morales Lomas

Ed. Alcalá Narrativa

Blog de la Novela: http://www.bajoelsignodelosdioses.blogspot.com.es/

 

ENTREVISTA A FRANCISCO MORALES LOMAS REALIZADA POR ENCARNI PÉREZ

“Bajo el signo de los dioses”, nueva novela

 Como se pregunta popularmente en la comarca de Guadix, Francisco ¿qué es de su vida? ¿Cómo vamos?

FML: Como dirían en la Enseñanza Primaria, mi vida progresa adecuadamente. Trabajo, trabajo y trabajo. Es el criterio para que las cosas tengan un fin. Me esfuerzo cada día en tener el ánimo suficiente para seguir escribiendo y creando.

 Colaboraciones, artículos, estudios, poesía, una nueva novela recién “nacida”…¿ no se cansa nunca de escribir?

FML: En algunas ocasiones, cuando no he tenido algún proyecto a la vista, me he sentido desanimado y mal conmigo mismo. Creo que lejos de ser un mal, la creación (en cualquier cosa que se escriba la hay) es lo mejor que me ha podido pasar. ¡Ojalá haya tiempo para poder expresar y publicar lo que uno piensa crear! No. El marinero no se cansa de contemplar el mar, tampoco el pastor se cansa de estar en el monte. El amor está siempre presente en esta pasión.

 ¿Qué le ha impulsado a escribir esta novela?

FML: Nace como cierre de la trilogía que lleva por título Imperio del sol, junto a Cautivo y Puerta Carmona. El azar ha hecho que la última escrita sea la primera en ser publicada. El origen de este ciclo es Cervantes. Con doce años leí por primera vez el Quijote. Después, a lo largo de mi vida lo he leído varias veces y he tenido que hablar de él en clases de la Universidad. Su origen es Cervantes, el protagonista de Cautivo; y también Cervantes aparece como personaje en las demás obras. De nuevo la pasión y el amor a la literatura como génesis.

 ¿Nace con buenos auspicios “Bajo el signo de los dioses”?

FML: Espero que sí. Ojalá sea así y el lector pueda tener buenas sensaciones con su lectura. Es lo que más deseo.

 ¿Para cuando la presentación oficial?

FML: Espero comenzar las presentaciones a partir de finales de octubre o principios de noviembre en el Centro Andaluz de las Letras.

 ¿Sabe ya quién le hará la presentación?

FML: Todavía no.

 ¿Por qué este título tan sugerente?

FML: El ser humano siempre ha vivido bajo el signo de los dioses: una veces eran los dioses de la meteorología, otras veces fueron reencarnaciones, y ahora los gobernantes que aspiran en muchas ocasiones a ser los sustitutos naturales. En Bajo el signo de los dioses se posee todavía esta percepción.

 ¿Qué se va a encontrar el lector en esta nueva novela?

FML: Para mí existen dos factores esenciales en cualquier novela que trato de seguir: una buena historia -contada con interés- y la necesidad de emplear la lengua con el rigor necesario, tratando de darle el mayor esplendor.

 ¿Dónde está ambientada? ¿Cuál ha sido la musa inspiradora?

FML: Está ambientada en los últimos años de Felipe II y el reinado de Felipe III. Un periodo donde la quiebra del poder está asegurada y el inicio de una decadencia de la que tanto hablaron los escritores del 98.

 ¿Se trata de una novela histórica o de historia novelada?

FML: Estaría más cerca de la novela histórica, sin que los acontecimientos históricos ahoguen el conjunto de la fábula que se cuenta. La historia, la fábula, tiene una gran trascendencia.

 ¿Qué ha querido transmitir “Bajo el signo de los dioses”?

FML: He querido reconstruir las sensaciones del poder, su misterio y crear una imagen de una época histórica.

 ¿Con qué  tipo de personajes se encontrará el lector?

FML: Existen una gran cantidad de personajes: Cervantes, Lope, el duque de Lerma, Rodrigo Calderón, Felipe III, la emperatriz María de Austria, Pedro Franqueza, Quevedo…

 De entre todos los personajes ¿Cuál le resulta más entrañable?

FML: Desde luego que, como he dicho antes, Cervantes. Es que a mí Cervantes siempre me sale muy sentimental.

 ¿Cómo está estructurada la novela?

FML: Está estructurada en capítulos. El comienzo es in media res y después hay un flash-back a partir del cual se van reconstruyendo todos los acontecimientos. Cada capítulo o cada dos capítulos aproximadamente cambia el narrador y la perspectiva con objeto de ofrecer una necesaria riqueza de matices y cambios que favorezcan la atención del lector.

 ¿Qué atractivos va a encontrar el lector en “Bajo el signo de los dioses”?

FML: Creo que con ella el lector penetra en el alma de las personas y se ofrece una explicación del mundo llena de matices y sensaciones. Pero, sobre todo es una novela que “engancha”. Necesita uno seguir leyendo.

 ¿Por qué recomendaría su lectura?

FML: Siempre tuve como guía las novelas que dicen algo y lo expresan con interés y atención, y son capaces de seducir al lector. El lector encontrará al final de la lectura que valió la pena. La sensación siempre es placentera porque en su proceso tenemos una visión del mundo y, acaso, una comprensión más profunda de los demás.

 ¿A partir de cuándo se encontrará a la venta?

FML: A partir del mes de octubre.

 La “marca” Francisco Morales Lomas es sinónimo de calidad ¿qué expectativas tiene puestas en esta nueva obra?

FML: Me gustaría llegar con ella al mayor número de lectores. Creo que es una buena novela. Sólo el público tiene la última palabra.

 ¿Ha dejado “aparcada” la poesía mientras la escribía?

FML: La poesía va surgiendo de tarde en tarde. La poesía nunca se deja. Es verdad que cuando se está concentrado en escribir una novela todo gira en torno a ella y crea una gran dependencia.

 ¿Está ya trabajando en nuevos proyectos?

FML: Si todo va normal. Está prevista también la publicación del ensayo de crítica literaria Poesía Viva. Ensayos de poesía contemporánea, donde analizo la obra de poetas contemporáneos. Espero corregir pruebas de esta extensa obra (unas quinientas páginas) en el mes de septiembre.


 ¿Cree que la actual crisis cultural se solventará en algún momento? ¿Cómo ve el horizonte literario?

FML: La cultura en general ha vivido muy dependiente de las subvenciones del erario público. Al retirarse estas (los gobernantes consideran a la cultura como un lujo, cuando genera una parte importante de nuestro PIB, en torno al 6%) se ha producido en el ámbito del libro la desaparición de editoriales y la reducción de tiradas. También anda mal el teatro, y no digamos el cine. Los creadores están entristecidos y guardando en sus cajones obras para mejor época. Lo más necesario e inmediato es cambiar de mentalidad y pensar que lo único que nos salva es la cultura.

 Wadi-as Información cuenta con su inestimable colaboración desde hace ya un tiempo ¿seguirá sorprendiendo a nuestros lectores con sus acertados artículos?

FML: Por supuesto que sí. Me tenéis a vuestra entera disposición y seguiré colaborando con vosotros como hasta ahora. Estoy muy agradecido.

 ¿Quiere añadir algo?

FML: Quiero agradecer a Wadi-As el enorme interés mostrado en mi obra y el enorme afecto con el que me han acogido siempre.

 

 


 

 

Entrevista en Diario Ideal de Granada 18 septiembre 2013

 

 

RADIOGRAFÍA DE BAJO EL SIGNO DE LOS DIOSES DE ANTONIO GARCÍA VELASCO

 

 







                Ha corrido mucha tinta sobre el ajusticiamiento del valido Rodrigo Calderón  desde que don Francisco de Quevedo escribió sobre el asunto su obra “Grandes anales de quince días”. Fue aquel uno de los momentos más dramáticos de esta nación donde tantos momentos dramáticos han existido. Hoy, el escritor Francisco Morales Lomas ha dedicado una interesante novela al tema con el título de “Bajo el signo de los dioses” (Alcalá Grupo Editorial, 2013).

                Conozco a Morales Lomas desde que cursamos juntos la carrera de Filología y puedo asegurar que es un hombre dotado de una capacidad de trabajo intelectual asombrosa. Cuenta en su haber otras seis obras de narrativa, numerosos poemarios y diversos libros de ensayo. A mi juicio, es el crítico que mejor conoce cuanto se ha escrito en los años de la Democracia y posiblemente el único que podría poner orden en ese inmenso bosque escribiendo un manual que sirviese de aguja de navegación a estudiosos y lectores.

                En “Bajo el signo de los dioses”  Morales Lomas plantea con distanciamiento aquellos hechos históricos e intenta que la exposición novelada de los mismos resulte útil al lector de hoy. Claro que esos hechos históricos que se nos cuentan se asemejan bastante a los que se viven en la España de hoy: la misma corrupción, la misma impunidad, la misma estrategia de que un personaje secundario pague todos los platos rotos por los demás…

                Morales Lomas conoce la época con erudición apabullante. No en balde fuimos alumnos o tratamos a profesores como Emilio Orozco, Nicolás Marín o Antonio Gallego Morell. Ese conocimiento exhaustivo le permite novelar con precisión y soltura todo un periodo de la historia de España, porque el narrador no se limita a contarnos la vida de Rodrigo Calderón, sino que nos ofrece un amplio friso de hechos colaterales que nos llevan a comprender mejor cuanto ocurrió bajo el reinado del pío Felipe III.

                Pero es que, además, la novela de Morales Lomas constituye toda una aventura de lenguaje y una fiesta de amenidad. Enfoca el libro el autor con una perspectiva manierista de partes en apariencia independientes, pero interrelacionadas. Arranca con la tercera persona narrativa y la retoma al final, pero durante casi todo el texto cede la voz en primera persona a diversos personajes históricos como el propio don Rodrigo o como Miguel de Cervantes y a otros personajes inventados que van ofreciendo su visión de cuanto sucede. No faltan algunas ráfagas de humor ni la inclusión de poemas de la época ni tampoco algunos guiños al lector atento pues Morales Lomas nos presenta, por ejemplo, en la trama a escritores amigos suyos como es el caso del poeta Ricardo Bellveser, a quien lo hace figurar en la Academia de los Nocturnos como uno más de los ingenios valencianos del Siglo de Oro. Y no sólo convierte a Cervantes en personaje importante de la narración, sino que también le toma prestados algunos personajes de sus obras y los trae a su novela, como es el caso del alférez Campuzano de “El casamiento engañoso”.

                A veces, la novela nos recuerda los “Avisos” de Pellicer por la manera en la que se nos van presentando las noticias. En otras ocasiones aflora el Morales Lomas poeta, y el lenguaje entonces se colma de belleza con sinestesias tales como “algarabía luminosa de los almendros” o con hermosas metáforas y símiles como “Los rigores del invierno (…) cayeron sobre él como noche sin alma”.  Una novela, en suma, muy trabajada de principio a fin.

 

Fernando de Villena.

 

 






El próximo miércoles día 13 de noviembre a las 20:00 h. en el CENTRO ANDALUZ DE LAS LETRAS, C/ Álamos, número 24, Málaga, se presenta la novela Bajo el signo de los dioses, de la que es autor el escritor Francisco Morales Lomas. Lo acompaña en la presentación el escritor José Manuel García Marín.

 

 La obra ha sido editada por Alcalá Grupo Editorial. Con Bajo el signo de los dioses Morales Lomas ofrece una visión de la España de Felipe III y plantea con distanciamiento aquellos hechos históricos e intenta que la exposición novelada de los mismos resulte útil al lector de hoy. Claro que esos hechos históricos que se nos cuentan se asemejan bastante a los que se viven en la España de hoy: la misma corrupción, la misma impunidad, la misma estrategia de que un personaje secundario pague todos los platos rotos por los demás…












Poesía viva. Ensayos de poesía española

 

La Fundación Unicaja presentó en Málaga el miércoles, día 23 de Abril, coincidiendo con la celebración del Día Internacional del Libro, la nueva obra literaria del escritor Francisco Morales Lomas que, bajo el título de “Poesía Viva. Ensayos sobre poesía española”, ofrece una imagen amplia, heterogénea y plural de la poesía en España. Este libro, editado por el Servicio de Publicaciones de la Fundación Unicaja, fue presentado en el Salón de Actos de Unicaja sito en la Plaza de la Marina.

 

El libro “Poesía Viva. Ensayos sobre poesía española” es una obra amplia y heterogénea en la que su autor, el escritor Francisco Morales Lomas, ofrece al lector una imagen plural de la poesía española. La mayor parte de los autores estudiados que se incluyen en este libro viven en la actualidad y desarrollan su obra con absoluto discernimiento, pero hay otros que nos han dejado. Algunos, recientemente, como Félix Grande, Miguel García Posada, Juan Manuel González o Manuel Urbano Pérez Ortega y, otros, hace años, como el siempre amado Cervantes, sobre cuya reflexión lírica existe un claro homenaje, o el malagueño Manuel Altolaguirre, a quien el autor dedicó un ensayo hace tiempo. Las páginas de este libro recogen una obra extensa, amplia y generosa obra en que se da una imagen de la poesía española, que siempre ha gozado de una gran riqueza y en el momento actual la sigue disfrutando. En este libro conviven generaciones diversas de poetas y pluralidad de estilos. Muchos de ellos consolidados en el panorama nacional como Manuel Alcántara, maestro de periodistas y gran poeta, pero también Pablo García Baena, Antonio Hernández, Hilario Tundidor, Luis García Montero, Julia Uceda, Antonio Carvajal, Rosa Díaz, Chantal Maillard, Rosa Romojaro, Carlos Álvarez, J. Benito de Lucas, Rafael de Cózar o la último Premio Nacional de la Crítica para Andalucía, Juana Castro. En algunos casos poetas más ignotos y, en otros, muy relevantes en el ámbito nacional.

 

 



































Blog de la novela "Cautivo", donde encontrar más información de esta obra literaria:
http://cautivodemoraleslomas.

blogspot.com.es/

 

 

Presentada la novela ‘Cautivo’ de Morales Lomas

 

El Ateneo de Málaga ha acogido la presentación de la última obra de Francisco Morales Lomas, segunda novela de la trilogía de Imperio del Sol, que ha contado con la introducción de Rafael Ballesteros. Con la obra el lector recorrerá la segunda parte del siglo XVI por tierras de España, Italia y Argel de la mano de Miguel de Cervantes.

 

(Javier de Molina) El Ateneo de Málaga acogió la presentación de Cautivo, última novela de Francisco Morales Lomassegunda de la trilogía Imperio de Sol, tras la presentación de Bajo el signo de los dioses a finales del pasado año, que se completará con Puerta Carmona, aún inédita.

  

El referente literario de Málaga, Rafael Ballesteros Durán, introdujo a los presentes en la última obra de Morales Lomas basada en el cautiverio de Cervantes “está escrita en un lenguaje rico y emocional, que presenta a su protagonista en acciones y pasiones muy humanas de gran belleza e intensidad, con una narración desde varias perspectivas, lo que aumenta la facilidad lectora.” afirmando “merece la pena leerse”

 

Por su parte, el autor destacó “me he querido meter en la mente y sensibilidad de Cervantes, incluso tergiversando la historia, para reflejar la España real de la época y presentar a un Cervantes nada idílico, donde hago una manipulación sentimental, sentida, de un enamorado de la civilización árabe y la cultura italiana, mujeriego, jugador e incluso homosexual”.

  

Con Cautivo de Morales Lomas el lector recorrerá la segunda parte del siglo XVI por tierras de España, Italia y Argel de la mano de Miguel de Cervantes. Su huida de España, la participación en la batalla de Lepanto, su cautiverio en los “baños” de Argel son vistos con una mirada amplia y vigorosa en esta novela absorbente y conmovedora en la que no solo vemos a un Miguel enamorado de distintas mujeres sino a un hombre que vivió una intensa vida en un mundo adverso donde la muerte estaba muy cercana.

 

La obra ha sido publicada por Editorial Nazarí y se puede adquirir en librerías al precio de 15 euros.

 

Morales Lomas,  presentará el próximo viernes 23 de mayo a las 20:00 h., su obra en el salón de plenos del Ayuntamiento de Granada, previamente, el sábado 17 de Mayo, firmará ejemplares de su libro en la Feria del Libro de Granada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




En el libro que figura abajo pueden encontrar publicada la obra “El desahucio” de Morales Lomas, pp. 23-43.

 

En el estudio inicial de la obra, el escritor Emilio Ballesteros dice sobre esta obra, entre otras cosas, lo siguiente:

“La lectura reposada de El desahucio me hace pensar en algo que ya algunos críticos parecen haber observado: está tomando cuerpo una escuela que podríamos llamar andaluza, que se inició con los textos del “teatro indigesto” de Moreno Arenas y a la que se unen autores como García Teba o el propio Morales Lomas con su “teatro caníbal” -de más esta´decir que la antropofagia tampoco es muy “digestiva”-, cuyas principales características son, además de la brevedad de las obras, la ironía, con una cierta tendencia al absurdo, un feroz ataque hacia lo “políticamente correcto” o hacia las conciencias adormecidas de una burguesía patética y aborrecible y una mirada implacable hacia una corrupción que no es exclusiva de los sistemas dictatoriales; más bien en esta llamada democracia parece haber encontrado un terreno abonado para medrar. “El sarcasmo y la sátira, tan presentes y esenciales en la obra de José Moreno Arenas” -en palabras de Adelardo Méndez Moya-, hacen su aparición también en los textos de Morales Lomas, del mismo modo que “la ironía actúa como catalizador de los sentimientos, a modo de vía expresiva y de comunicación” -también según el estudioso barcelonés-, lo que está presente en los texto de estos autores mencionados y, a buen seguro, será motivo de estudio para futuros analistas de la escena teatral. Y, como nada surge desde cero, todos ellos beben en fuentes vigorosas como las del esperpento de Valle-Inclán o el humor del absurdo de Mihura y Jardiel Poncela” (pp. 15-16)

 

 

 

 






Las siguientes imágenes que aparecen se refiere a esta obra El encuentro.

 

Más información: http://canibalteatro.wordpress.com/page/2/

















ÍNDICE

 

Introducción de Antonio Hernández

 

Nota a la edición de F. Morales Lomas

 

 

NARRATIVA 1994-2014

 

Introducción de Antonio Garrido Moraga

 

La casa del padre de JUSTO NAVARRO (1995)

Antonio J. Quesada

 

Los héroes de la frontera de ANTONIO SOLER (1996)

Antonio Garrido Moraga

 

El bastón del diablo de JUAN CAMPOS REINA (1997)

Antonio Moreno Ayora

 

Isla Blanca de ANTONIO PRIETO (1998)

José Ruiz Mata

 

Señorita de JUAN ESLAVA GALÁN (1999)

F. Morales Lomas

 

Un trozo de jardín de SALVADOR COMPÁN (2000)

Alberto Torés

 

Perros ahorcados de JOSÉ MARÍA VAZ DE SOTO (2001)

F. Morales Lomas

 

Rueda del tiempo de MANUEL TALENS (2002)

Francisco Correal

 

El ángel descuidado de EDUARDO MENDICUTTI (2003)

J. Ernesto Ayala-Dip

 

Una y todas las guerras de ANTONIO PRIETO (2004)

Ricardo Bellveser

 

El vano ayer de ISAAC ROSA (2005)

Jesús Morillo

 

Leonor, mon amour de RAFAEL ESCUREDO (2006)

Juan José Téllez

 

El comendador de JOSÉ ANTONIO MUÑOZ ROJAS (2007)

José Antonio Santano

 

El ermitaño del rey de JULIO M. DE LA ROSA (2008)

José Antonio Santano

 

El testigo de los tiempos de FERNANDO DE VILLENA (2009)

José Antonio López Nevot

 

La muerte tiene la cara azul de RAFAEL BALLESTEROS (2010)

A. Moreno Ayora

 

Las manzanas de Erasmo de JOSÉ ANTONIO RAMÍREZ LOZANO (2011)

José Sarria

 

Vidas prometidas de GUILLERMO BUSUTIL (2012)

Juan Gaitán

 

El escalador congelado de SALVADOR GUTIÉRREZ SOLÍS (2013)

F. Morales Lomas

 

 

 

POESÍA 1994-2014

 

Introducción  de Carlos Clementson

 

El discurso de yerba de RAFAEL SOTO VERGÉS (1995)

Antonio Rodríguez Jiménez

 

Con la pena cabal de la alegría de RAFAEL MONTESINOS (1996)

José Cabrera Martos

 

Fiesta de MANUEL MANTERO (1997)

Carlos Clementson

 

Las contemplaciones de MARÍA VICTORIA ATENCIA (1998)

José María Barrera

 

Transitoria de AURORA LUQUE (1999)

Francisco Ruiz Noguera

 

Los pájaros del frío de ALEJANDRO LÓPEZ ANDRADA (2000)

Antonio Rodríguez Jiménez

 

El salón de la memoria de ALBERTO TORÉS (2000)

F. Morales Lomas

 

Melos melancolía de CARLOS EDMUNDO DE ORY (2001)

Rafael De Cózar

 

Profundidad de campo de JENARO TALENS (2002)

Alberto Torés

 

Las edades del frío de RAFAEL GUILLÉN (2003)

F. Morales Lomas

 

Otra vez Bartleby de MARÍA ROSAL (2004)

Rosa Díaz

 

La casa vacía de JOSÉ INFANTE (2005)

Francisco Ruiz Noguera

 

Equipaje de MANUEL MANTERO (2006)

Carlos Benítez Villodres

 

Los Campos Elíseos de PABLO GARCÍA BAENA (2007)

Rosa Díaz

 

Hilos de CHANTAL MAILLARD (2008)

Rosa Díaz

 

Vista cansada de LUIS GARCÍA MONTERO (2009)

Rosa Díaz

 

Biografía impura de JUAN COBOS WILKINS (2010)

F. Morales Lomas

 

Cuando los pájaros de ROSA ROMOJARO (2011)

Antonio Moreno Ayora

 

Un girasol flotante de ANTONIO CARVAJAL (2012)

Manuel Gahete

 

Posdata de ÁNGEL GARCÍA LÓPEZ (2013)

Manuel Gahete

 

 

PREMIOS ÓPERA PRIMA

 

Evangelio español de JOSÉ LUIS REY (1998)

Antonio Moreno Ayora

 

La ciudad de los sueños de MANUEL J. RAMOS ORTEGA (1999)

J. M. Pozuelo Yvancos

 

Los que hay que tener de MANUEL VIDAL (2003)

F. Morales Lomas

 

Rua dos douradores de ADRIÁN GONZÁLEZ DA COSTA (2004)

José García Pérez

 

La otra ciudad de PABLO ARANDA (2004)

F. Morales Lomas

 

Trasmar de JOSÉ ANTONIO SANTANO (2006)

F. Morales Lomas

 

El dedo incorrupto de Nerón de MIGUEL RANCHAL (2010)

Manuel Gahete

 

Los que miran el frío de FRANCISCO ONIEVA (2012)

Antonio Moreno Ayora

 

El chico de la estrella y otros cuentos de JOSÉ LUPIÁÑEZ (2013)

Pilar Quirosa-Cheyrouze

 





Los lectores ya pueden conseguir este importante volumen publicado por ETC EL TORO CELESTE

 

Durante los últimos cincuenta años los manuales al uso restringían los poetas del 60 a los Novísimos. Este grupo feraz, creado desde un cierto poder mediático simbolizado por José María Castellet, figuró como exclusivo de ese periodo, dejando al margen a escritores de gran valía que comenzaron su publicación en los 60.

 

Se trata de los llamados Poetas del 60, un grupo ajeno a los Novísimos, un grupo entre paréntesis para los medios de comunicación y el canon existente, y también entre paréntesis históricamente entre los poetas del 50 y el publicitado grupo de Novísimos. Un grupo que ha escrito durante estos cincuenta años una poesía de gran calidad literaria (los llamaron de hecho Poetas del Lenguaje) y se adelantaron a aquel gran invento catalán.

 

El propósito de los autores de este libro es indagar en la poética respectiva de estos escritores y mostrar al lector la profundidad de su lírica y la originalidad de sus propuestas estéticas. Son Félix Grande, Francisca Aguirre, José Miguel Ullán, Carlos Álvarez, Diego Jesús Jiménez, Rafael Ballesteros, Antonio Hernández, Jesús Hilario Tundidor, Ángel García López, Rafael Soto Vergés, Rafael Pérez Estrada, Manuel Ríos Ruiz, Joaquín Benito de Lucas y M. Vázquez Montalbán. Unos poetas que eluden la poesía social precedente (lenguaje, sintaxis e ideas) y se adentran en un lirismo inicialmente interior, trascendiendo a una expresión simbólica de fuerte inspiración personal en la que se ha visto profundas corrientes apasionadas, neorrománticas, impulsadas por un existencialismo literario pero a la vez con una gran profundidad en el sujeto poético, claramente autobiográfico, inmerso en un tiempo histórico. Palabras claves como existencialismo, neorromanticismo, síntesis entre el yo íntimo y el tiempo histórico, permiten hablar de una poesía que sigue una dinámica propia con la presencia de un lenguaje claramente renovador en la línea de lo que hemos dado en llamar neorromanticismo cívico expresivo.

 





Teatro caníbal completo. Volumen II reúne cuatro piezas dramáticas: Los ídolos; El hombre de hierro; El buen salvaje y su primo de Verona y Feliz cumpleaños, papá. Cuatro nuevas piezas que complementan Cannibal Theater (Caníbal Teatro), el arte dramático del siglo XXI. Una atroz embestida a lo “políticamente correcto” y a las conciencias lánguidas de una humanidad adormecida y de una patética y aborrecible burguesía, y una despiadada invectiva contra las sociedades contemporáneas desde la sátira y el sarcasmo en una línea de pensamiento que procede de Valle-Inclán y sigue con Mihura, Poncela, Arrabal, Ionesco, Beckett y Fo. Somos predadores rituales por naturaleza. Caníbal Teatro toma conciencia de la realidad apretando las mandíbulas, aprisionando a su presa, deglutiéndola, saboreándola: es el mayor refinamiento teatral. Es una bacanal mágica en la que todos somos devorados por todos. A través de esta ingesta atroz nuestro teatro nos distanciará de nuestras víctimas, nuestro drama se hará más clarificador, más emocional, más divertido, llegando al éxtasis sublime de la inmediatez sádica. Juego de sublimación. Juego teatral.


Morales Lomas

Contacto
Contactar
Morales Lomas.
C/ Bailaora Carmen Amaya nº 2, bl. 2, 3ºA
29018 - Málaga (Spain)
Email: Morales Lomas